El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

notas de actualidad

JOSÉ MANUEL GARCÍA IGLESIAS

José María Fenollera

28.12.2006 
A- A+

El pintor valenciano José María Fenollera llegó a Santiago hace 120 años. Aquí se casaría y discurriría su vida. En Galicia dejó la huella de su pintura y de su familia que, en estos días últimos de 2006, se reunieron ante lo que fue su casa en Compostela, concretamente en la rúa del Villar 54, hoy propiedad de la Confederación de Empresarios de Galicia.

En tal inmueble, en su segundo piso, transcurrió la vida familiar de un Fenollera que pintaba en su casa aprovechando la buena luz que una claraboya le ofrecía a su estudio. Es su pintura la que cubre, con talento, el Paraninfo de la Universidad compostelana y fue él quien dio faz a muchos de los gallegos más egregios de su tiempo. Sus pinceles dieron cuenta, por ejemplo, de figuras señeras como Eugenio Montero Ríos y Alfredo Brañas. Su papel docente en esta ciudad fue igualmente elogiable; en estos momentos, también en la rúa del Villar, en la Fundación Caixa Galicia, puede verse una exposición relativa a la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago, en la que él enseñó y para la que hizo quince obras, alguna de ellas presente en dicha muestra.

Recordar a este pintor con una placa da un matiz más a esa rúa del Villar, en una Compostela rica en conmemoraciones de esta índole. A través de las mismas se da cuenta de quienes fueron grandes referencias en una ciudad en la que la Universidad y la Iglesia marcaron una indeleble huella. Alfonso Fernández-Cid Fenollera, en nombre de la familia, tomó allí la palabra, ante la puerta de la casa en que vivió su abuelo, para evocarlo en un acto presidido por el alcalde.

Parece ser que pronto una calle más de Compostela llevará el nombre de Fenollera. Él sintió Galicia con el corazón ferviente de un buen amigo de aquel Brañas que predicaba el regionalismo. Y fue grande en el arte, como pintor, y para el arte, como docente. Bienvenido sea su recuerdo.