El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{ crónicas bárbaras }

MANUEL MOLARES DO VAL

Espeleísmo, deporte extremo

09.04.2015 
A- A+

DEPORTE extremo es aquel que puede costarle la vida a quien lo practica. Nadar entre tiburones es un deporte extremo, y el espeleísmo, que es bajar a grutas de entrada y salida peligrosas, es otro. Acaban de morir dos espeleístas españoles en una gruta estrecha y profunda en una zona aislada de la cordillera del Atlas, en Marruecos.

Los espeleístas son deportistas, montañeros que en lugar de subir, bajan. Erróneamente les llaman espeleólogos, que son científicos que buscan en las grutas lo que sea digno de investigación. Formaban parte de una solitaria expedición de tres unidos en una cordada con la que sufrieron un accidente el pasado día 1. El primer fallecido, Gustavo Virués, abogado gaditano de 41 años, había quedado colgado de la cuerda y agonizó dos días, y el segundo, el inspector de policía sevillano, de 41 años también, José Antonio Martínez, sobrevivió herido casi seis días, hasta este fin de semana. El tercer espeleísta, Juan Bolívar, policía nacional madrileño, de 27 años, resistió vivo y sin heridas hasta su evacuación.

La viuda de Martínez, dominada por el dolor, acusó a "Marruecos y España de haber matado" a su marido y a Virués por no haber hecho lo suficiente para rescatarlos.La mayoría de los medios apoyaron esa inculpación. Pero los deportes de riesgo son así y Marruecos es un país sin medios que no facilita la entrada de rescatadores de otras nacionalidades por su orgullo nacional. Las aventuras deben emprenderse con otros deportistas de apoyo, preparados para intervenir ante cualquier dificultad.

Periodista