El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

AL SUR

MARCELINO AGÍS VILLAVERDE

El Panteón de Galegos Ilustres

21.02.2011 
A- A+

PARECE QUE, por fin, el Panteón de Galegos Ilustres, sito en Santo Domingo de Bonaval, pronto contará con una norma autonómica que regule su gestión, uso y conservación. La pasada semana, el presidente del Consello da Cultura Galega le entregó una propuesta en tal sentido a la presidenta del Parlamento de Galicia. Una norma reclamada con insistencia desde las páginas de EL CORREO GALLEGO por don Gerardo Fernández Albor, entre otras personas.

El Panteón de Galegos Ilustres nace con el traslado de los restos de Rosalía de Castro desde el cementerio de Adina en Iria Flavia, el 25 de mayo de 1891. En septiembre de 1904, el poeta Manuel Curros Enríquez deposita un ramo de flores en la tumba, por encargo del Centro Gallego de la Habana. Cuenta la crónica de dicha visita que los retablos del templo "se caen a pedazos, pidiendo a los hijos de Galicia que todo aquel recinto lo conviertan en panteón de gallegos ilustres".

En el año 1947 nace el Patronato Rosalía de Castro que, de acuerdo con sus Estatutos, se responsabiliza de "cuidar en todo tiempo del mausoleo de Rosalía en la iglesia de Santo Domingo de Compostela y de su decoro, en especial los días 15 y 25 de julio y el 1 y 2 de noviembre de cada año, extendiendo este cuidado al propio monumento religioso como panteón de gallegos ilustres".

Primero el Patronato y después la Fundación Rosalía cumplieron con este mandato estatutario. Todo cambiará tras la muerte del Dr. Sixto Seco. La actual dirección de la Fundación Rosalía no quiere saber nada de misas ni de panteones por lo que es urgente que el Parlamento de Galicia, al habla con el Arzobispado, se ocupe de mantener la dignidad de un lugar sagrado para todos los gallegos. Veremos si va de esta.

Profesor de Filosofía