El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{ EL DÍA DESPUÉS }

PEPE CASAL

Afición

20.05.2014 
A- A+

FUE UNA JORNADA atípica por el interés que suscitaba la Final Four de la Euroleague y el final de la Liga de fútbol unido a un fin de semana con temperaturas veraniegas que para nada afectaron al valor más importante que bajo mi humilde punto de vista tiene el Rio Natura Monbus Obradoiro: SU AFICIÓN. Pocos equipos de la ACB tienen un apoyo como el que en Sar jornada tras jornada transmiten esos 5.000-6.000 incondicionales que, aparte de rascarse y bien el bolsillo pagando sus abonos y entradas, están siempre a las duras y a las maduras jaleando cada canasta y animando en los momentos más difíciles, que esta temporada fueron bastantes, pidiendo a cambio solo lucha y entrega.

Es un lujo para el club el tener una afición así que en el colofón del partido aplaudió como siempre a los jugadores y técnicos agradeciéndoles su permanencia un año más en la Liga Endesa. Antes, durante el partido, los aficionados mostraron sus preferencias con los gritos dirigidos a Rafa Luz y a Pavel Pumprla para que se queden en el club, que reiteraron varias veces y también agradecieron a Richi Guillén la lección de sabiduría baloncestística con la que nos ha obsequiado en este tramo final de Liga. No sé si Richi tiene pensado seguir jugando o retirarse, o si algún día piensa dedicarse a entrenar, pero tengo claro que sería un excelente profesor, catedrático más bien, para los pívots. Su oficio y recursos jugando de 4, de 4 y medio o de 5, debe de transmitirlo a las nuevas generaciones que apenas saben utilizar sus pies y sus recursos suelen estar condicionados por músculos y kilos.

El sábado volvió a ser el mejor, secundado por Peterson que cuando no hay mucha guerra en la zona saca a relucir su talento ofensivo y capacidad anotadora. Pumprla dio otro recital de trabajo y entrega, y por fin llegó la victoria número 12. Fue una dulce despedida en Sar en un final de temporada en el que toca reinventarse y volver a comenzar a despejar las incógnitas que ofrece el amplio abanico de las renovaciones y la reestructuración del equipo. La Liga no ha terminado y hasta no me sorprendería dar la sorpresa en Bilbao ante un equipo que ha sufrido un annus horribilis en los despachos y que también aspira, al igual que el Obra, al triunfo número 13.

Finalizo con un abrazo muy fuerte para Pablo Laso, Felipe Reyes y Rudy Fernández, desolados al quedarse sin la ansiada Euroleague, y enhorabuena a Aito García Reneses que en su partido 1001 ha clasificado al Cajasol Guardería para el play-off. 1001 partidos, más los que toquen a mayores, creo que es una cifra irrepetible o muy difícil de alcanzar, pero es mucho mayor los conocimientos y continua innovación que a lo largo de su longeva carrera ha sabido transmitir con innegable maestría y liderazgo a los entrenadores del baloncesto español. Haber compartido con él 132 partidos de esos 1001, me llena de orgullo y satisfacción.