El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{ el día después }

PEPE CASAL

O-BRA-DOI-RO

14.04.2015 
A- A+

Aunque el fin de semana no comenzó bien, en la mañana del sábado me lesioné  el  semitendinoso haciendo un ejercicio rutinario, ha sido deportivamente perfecto. Con la rotura de fibras  a cuestas por la tarde voy a Cambados donde el Xuven, entrenado por mi hijo Yago, logró clasificarse para los play-offs a falta de dos jornadas.  En la mañana del domingo acudo al Milladoiro para ver la final soñada en el Campeonato de España de Squash entre Borja Golán y Carlitos Cornes, ahí es nada. Por la tarde toda la familia vamos a la cita de Sar con la moral a tope. El Bilbao Basket nos la baja tras una primera parte en la que dejaron patente el por qué son cuartos en la Liga. Dieron una lección defensiva y dejaron patente la calidad y saber baloncestístico de su plantilla en el juego de ataque.
En el descanso le comentaba a Raúl López, nuestro presidente, que con la defensa bilbaína al límite de la permisividad arbitral unida a la falta de acierto en ataque y defensa, la cosa pintaba muy mal. Después con Jon Davalillo, mítico jugador y ahora presidente de los hombres de negro. Le felicité por la gran campaña que estaban realizando a pesar de sus grandes dificultades económicas, 6 millones de deuda, que no son óbice para que aun así tengan un presupuesto de 4. Me decía que han tenido que heredar contratos de los de antes en algunos de sus jugadores y yo le contestaba que aunque ahora esos contratos pudiesen estar desfasados, los Mumbrú, Raúl Lopez y Hervelle son de los que amortizan lo que ganan con su trabajo en la cancha.
 Volvemos al tercer cuarto, donde el Obra mejoró algo, pero una dudosa falta sobre Colom y el grelo de triple a tablero de Bertans parecían dejar visto para sentencia el partido. 15 puntos a remontar son muchos puntos ante cualquier equipo de la ACB y parecía una misión imposible ante la experiencia de los jugadores del Bilbao.
 El partido estaba más que decidido. Eso era lo que pensaba yo y creo que una gran parte de los que estábamos en Sar, pero SAR es mucho SAR, y a esta afición le va la marcha, y al mínimo resquicio de opción de acercarse en el marcador, no para de animar al equipo y de achuchar a los contrarios, y si la fe mueve montañas, esta vez creo que hasta consiguió canastas. Fue un final made in O-BRA-DOI-RO, no de los que hacen afición, sino de los que ganan la afición y los jugadores al unísono. Fue una bellísima victoria y un ejemplo de lo que puede hacer la fe en un equipo y en sus jugadores. Moncho reconocía que aparte de la aparición del acierto en el tiro, sin una afición así hubiese sido imposible ganar. De acuerdo, pero se le olvidó el comentar que su zona 1-2-2 y sus ajustes, los del Bilbao no supieron atacarla ni una sola vez y fue una de las claves de la victoria trece, que ha sido la mejor y más bonita de la temporada.