El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

EL DÍA DESPUÉS

PEPE CASAL

Sin defensa

08.04.2014 
A- A+

GANÓ EL EQUIPO que supo gestionar mejor el partido y a su vez jugó con más inteligencia en los minutos decisivos pese a su situación límite en cuanto a faltas personales y a calidad de los relevos. Si a cualquiera nos dan un guión que nos dice que tenemos que jugar los últimos minutos contra Neto, Ramsdell, Doblas y Cortaberria con cuatro personales seguro que lo firmamos, sobre todo cuando los sustitutos de los eliminados son Hanley y Huskic y Cortaberria jugando de cuatro.

Con una rotación escasa, el Guipuzcoa aguantó el temporal como pudo, siguió jugando con tranquilidad y en el momento en que se vio seis abajo, 60-54, Sito Alonso puso a su quinteto titular en pista que haciendo gala de oficio y saber, nos endosó un parcial de 0-11 que decidió el partido por dos circunstancias, la pri­mera por que metieron sus tiros, y la segunda por que Javi Salgado supo dirigir con sabiduría y logró que su equipo no se viese a­tenazado por los nervios y continuase defendiendo. El Obra lo intentó al principio pero falló en defensa más de lo habitual, sobre todo en el 1 contra 1, donde Doblas y Neto se encontraron facilidades, y ya se sabe que si la defensa se rompe con facilidad en el 1 contra 1, todo lo demás se complica ya que hay que tener un nivel de acoplamiento que el equipo ahora no tiene. Con una defensa blandita se estuvo a expensas del acierto en el tiro y rebote de los de Donostia, cuando fallaban más o menos se controlaba el marcador pero cuando acertaron, justo al final, se acabó el partido.

Decir que Richi Guillén fue el mejor es algo positivo para él y para los que tomaron la decisión de ficharle, pero es una mala noticia para sus compañeros en el sentido de que ninguno fue capaz de superarle en anotación o en valoración. Ha sido una auténtica pena perder un partido así, contra un rival directo falto de banquillo, que podría haber salido de Sar con una derrota solamente si se hubiese defendido con intensidad. En este caso creo que no hay ningún tipo de disculpas y la actuación del equipo no deja de ser un borrón importante. El día del Fuenla se podría disculpar, el pasado sábado simplemente se hizo muy mal en defensa y cuando es así las urgencias y la presión colapsan el ataque y se fallan tiros claros y tiros libres en los momentos decisivos, aparte de no haber sabido jugar con inteligencia aprovechando los puntos débiles del rival que eran muchos. De la última e inexistente falta pitada "de oído", me alegro que Moncho así se haya manifestado, al igual que el presidente después del partido del Valencia, ya que a veces si te callas parece o puede parecer que asientes, y son muchos errores en muchos partidos los que el Obra ha tenido que tragar y que han ido al debe y no al haber. Termino con un menos mal que la cosa sigue igual en la clasificación y ha pasado una jornada más.