El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{ EL DÍA DESPUÉS }

PEPE CASAL

Nombres propios

10.11.2015 
A- A+

EL PRIMERO es el de Alec Brown, todavía con cara y piernas de postlesionado pero con la nota positiva de que por fin ha podido debutar y ayudar al equipo. Lo normal es que todavía le falten tres o cuatro partidos para coger la forma idónea y mostrar su polivalencia para jugar de 4 o 5. Si responde a las expectativas, aparte de dar un respiro a Caloiaro puede formar con Pustovyi una pareja de muchos centímetros y versatilidad, muy difícil de parar.

El segundo es el de Tyler Haws, que en el último cuarto fue capaz de mostrar que tiene una muñeca letal. En ese momento clave el equipo jugó con paciencia cuasi infinita, supo mover el balón para encontrarlo y él respondió como lo que es, un tirador de verdad. No era un momento fácil pues el Gipuzkoa tenía a sus tiradores en un momento dulce y había sabido engancharse nuevamente al partido, pero Tyler sin dudar en un solo tiro lo hizo muy bien, y si consideramos su condición de rookie y su poca experiencia en esta Liga estuvo sobresaliente.

El tercer nombre es el de Silvia Rodríguez, la doctora del equipo. Motos sufrió una aparatosa luxación en el codo y en un abrir y cerrar de ojos los servicios médicos la resolvieron con tal eficacia y rapidez que el bueno de Mikel se puso a mover el brazo con la intención de volver a jugar. Durante su retirada camino de los vestuarios para ser atendido por Tomás, nuestro fisio, fue despedido con una ovación por parte del público de Sar que siempre sabe estar al loro y dar muestras de su deportividad. Me imagino que algunos sabrán que Mikel es hijo del ex obradoirista Lorenzo Motos, que jugó en el viejo Sar en la temporada 75-76. Lo que sí está claro es que la salud de los jugadores del Obra está en muy buenas manos. Silvia, Iglesias y Tomás lo demostraron.

No podemos olvidar  como cuarto nombre a Adam Waczynski, nuevamente decisivo con canastas de todo tipo y color. Anotó desde fuera, desde dentro, reboteando y terminando con una actuación que se podría calificar de notable porque conocemos su gran calidad y sabemos que todavía es capaz de hacerlo mucho mejor. A otro jugador que hubiese completado una actuación similar seguro que lo calificaríamos con un sobresaliente. A él, por su gran calidad, aún podemos pedirle más.

El último nombre es el de OBRADOIRO, con mayúsculas, ya que en cinco partidos lleva tres victorias jugando cuatro de ellos a un gran nivel. El encuentro del sábado fue duro, áspero, contra un equipo que tiene un grupo de ilustres veteranos nacionales con mucha experiencia y muchos partidos acumulados en la ACB, a los que ha unido un 4 atlético y con muy buena mano, Milbourne, que hace que conformen un equipo duro, con oficio, que va a mejorar y a mostrar que en su clasificación actual el duro calendario ha tenido bastante que ver.