El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

TRIBUNA LIBRE

GUMERSINDO MEIRIÑO

Santiago 'mataflores'

02.01.2011 
A- A+

EL HUMOR GALLEGO tiene un poco de 'retranca'. Esta es como una ironía peculiar propia de los nacidos en esta tierra. Y en este año santo compostelano ha salido a relucir con motivo del ya famosísimo Santiago matamoros.

Ante esta imagen de Santiago se refleja uno de los prototipos humanos más característicos. Ese que, según el refranero popular intenta "nadar y guardar la ropa". Materia en la que los gallegos somos 'honoris causa'. Dicen que si ves a alguno de mis paisanos en una escalera nunca sabrás si sube o si baja.

Los canónigos de la Catedral de Santiago, gallegos, tuvieron que hacer frente a un pequeño dilema. Por una parte, muchos cristianos y personas sensatas defienden que no tiene sentido proponer como modelo a Santiago con una espada en la mano y matando a otras personas. ¿Acaso su grandeza y su santidad no provienen de lo que enseñó su Maestro Jesús, el príncipe de la paz, que recomendaba amar a los enemigos y poner la otra mejilla si te abofeteaban? Entonces se plantearon la posibilidad de retirar el Santiago matamoros de la Catedral. Pero saben que muchos católicos se les "echarían encima". Además, como uno de mis amigos canónicos me contó, conocen las experiencias de ciertos párrocos que plantearon esa situación y cómo alguno de ellos recibió agresiones físicas de los católicos de su parroquia y otros tuvieron que abandonar la parroquia dejando en el lugar privilegiado de siempre al Santiago matamoros.

Por otra parte, hay amenazas de grupos terroristas de origen árabe. Parece ser que el objetivo, después de los atentados del once de septiembre, puede ser cualquier lugar. No se descartan los religiosos y teniendo a un Santiago matando moros, el riesgo aumenta. Lo ideal sería, para evitar este tipo de peligros, llevar a los museos a todos los Santiago matamoros, también el de esta Catedral, fácil blanco de cualquier grupo de terror sobre todo en el Año Santo.

Pues bien, la solución ha sido salomónica, es decir, en la mitad de la escalera. No sacaron el Santiago matamoros de la Catedral para que no se enojasen los católicos tradicionales pero tampoco lo dejaron expuesto a la ira de los que pensamos que un seguidor de Cristo no mata a nadie. Decidieron tapar a los moros con varias docenas de flores y "santas pascuas". La escena estaba preparada para las ocurrencias del pueblo. Santiago ya lo ha bautizado con el sobrenombre de 'Santiago mataflores'. En la vida se nos presentan con frecuencia situaciones semejantes y solo los valientes toman decisiones, valga la redundancia, "valientes". Los cobardes se quedan a medio camino. Ni fu, ni fa, encendiendo una vela a Dios y otra al diablo, en medio de las escaleras sin saber si bajan o si suben. En mi opinión, nuestro patrono, o es "Santiago Apóstol" o "Santiago matamoros", pero no, "Santiago mataflores".

EL AUTOR ES DOCTOR  EN TEOLOGÍA