El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{ al otro lado }

PANCHO LEDO

El valor de la austeridad

22.12.2012 
A- A+

LA austeridad es una virtud, tanto en la vida privada como en la pública. Nadie debe gastar más de lo que tiene ni adquirir deudas que desborden su capacidad de ahorro o de ingresos (vía de impuestos) para poder pagar el capital de la deuda y sus intereses. El antónimo de la austeridad es el despilfarro, al igual que lo es la fealdad de la belleza. En el político, la austeridad constituye una norma de buen gobierno, como debe ser el comportamiento de un buen padre de familia.

Ahora bien, la austeridad no puede ser un objetivo absoluto y último; no hay que mitificarla. La meta final del buen gobernante es que el pueblo esté satisfecho y goce de bienestar, para lo cual no hay otro camino que el de procurar la riqueza del país. Por ello, la austeridad tiene que ir acompañada de iniciativas que fomenten aquella riqueza, utilizando para ello los instrumentos financieros que potencien las sinergias de las empresas. El buen pulso del gobernante será el que señale la línea del equilibrio que debe existir entre la inexcusable austeridad y el necesario crecimiento, una línea que no se puede traspasar si no queremos caer en la ruina del país. No al frío capitalismo especulativo; sí al cálido capitalismo del desarrollo. La austeridad sin crecimiento conduce a la esterilidad, pero el crecimiento sin la base de la austeridad es fantasía y termina en pobreza. En Galicia hemos tenido la suerte de que el presidente Núñez Feijóo viera muy claro todo esto desde el comienzo de su gestión.

En la esperanza de que España tenga éxito en esta nueva andadura hacia su prosperidad, con austeridad y crecimiento al alimón, les deseo a todos unas felices fiestas navideñas.

Abogado