Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 21 enero 2021
10:46
h

Gamesa y lo que el viento se llevó

    cierre. Conseguir una buena cartera de contratos y obtener pingües beneficios son parte de los objetivos que cualquier empresa que se precie debe tener siempre en mente. Sólo así, lógicamente, podrá ponerse a funcionar y sostenerse el círculo virtuoso de creación de empleo y de riqueza tanto para los accionistas, que arriesgan su dinero, como para los trabajadores, proveedores
    y auxiliares, con los consiguientes efectos positivos que acarrea también en la sociedad. Pero al margen de lograr rentabilidad, un proyecto industrial conlleva una responsabilidad. Tanto con la plantilla, que se deja la piel en sacar adelante el negocio, como con el terri-torio. Un compromiso conjunto que, pasados unos años, muchas veces se olvida. En Galicia, por desgracia, tenemos últimamente varios ejemplos. Uno puede ser el de la planta de la multinacional Alcoa, en Cervo, que después de décadas de exprimir no sólo los recursos naturales sino también las arcas públicas pretendía arrojar las cáscaras y marcharse tan ricamente. Otro, el más reciente, sería el de Siemens-Gamesa, en As Somozas, que una vez amortiza-da su fábrica tras adjudicarse 760 megavatios en parques eólicos hace 25 años les dice a sus 215 operarios y a sus familias que ahí os quedáis mientras anuncia inversiones multimillonarias por Europa adelante. Coge el dinero y vuela como el viento. Vaya ejemplo.

    14 ene 2021 / 08:50
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito