Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 20 mayo 2022
15:20
h

Suelo rústico y campamentos de quita y pon

destaca la ley 2/2016 que Galicia “apuesta por la protección territorial y, en particular, por la defensa y respeto del suelo rústico, ya sea por la afección al dominio público o por la presencia de valores merecedores de especial salvaguarda. Y todo ello sin perder de vista la dimensión del suelo rústico como suelo productivo y útil, que debe ser contemplada y potenciada”. Sobre el papel, las consideraciones generales sobre esta normativa parecen sensatas y eficaces a la hora de frenar el abandono o descuido de los terrenos rústicos, que habitualmente están plagados de vegetación salvaje y basura de todo tipo cuando sus dueños se dedican a otros menesteres diferentes a la agricultura o la ganadería. En la práctica, sin embargo, la realidad es diferente, porque la actividad agraria no pasa por sus mejores momentos e infinidad de parcelas de este tipo, en vez de albergar cuidadas huertas o granjas tradicionales, se llenan todos los veranos de horrendos campamentos conformados por tiendas de campaña, caravanas o casetas móviles de estética más que discutible. Aunque lo peor no es eso, sino que el mismo espacio se llena también de tendales, barbacoas y hasta piscinas hinchables. En suma, feísmo puro y duro sin ordenar -los camping están para algo- en medio de parajes que merecerían otro trato. A Santiago ha llegado ahora la moda de instalar en suelos rústicos, con la legalidad al parecer de su parte, cabañas de madera para uso turístico. Quizá no sea un modelo a seguir, pero mejor es eso, si las construcciones son estéticas, que los campamentos de quita y pon. En todo caso, la ley del suelo necesita de una buena revisión.

26 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito