Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 octubre 2020
08:47
h

Tiempos para tragarse sapos

    ESPAÑA VIVE INSTALADA desde hace meses en una crisis sanitaria y económica sin precedentes. Aderezado el trance con la tensión política e institucional que vivimos también, la situación empieza a ser insoportable para un buen número de ciudadanos, que una y otra vez se preguntan qué es lo que tiene que suceder para que los grandes partidos se pongan de acuerdo y dejen a un lado la mirada cortoplacista y los cálculos de rédito electoral que abortan sistemáticamente cualquier intento de salir del embrollo, trágico, en el que andamos metidos. No servirá más que para hacer ruido y elevar la crispación, asfixiante ya, la moción de censura presentada por Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez. La iniciativa de la ultraderecha, que será debatida esta semana en el Congreso, pone en un brete al PP de Casado, que forzado y muy a disgusto ha de decidir entre la abstención o el voto negativo. Solo Sánchez o Abascal pueden sacar tajada de la arroutada –en el sentido de hecho poco atinado– de la tercera fuerza en la Cámara baja. En medio de todo este guirigay, PSOE y PP dan señales de apaciguar, al menos, la bronca política generada a costa de la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Les costará, sin duda. Pero ni unos ni otros pueden empecinarse en lo contrario. No pueden hacerlo los populares, porque van ya dos años de bloqueo en la renovación de una cúpula judicial que se corresponde con mayorías de otros tiempos. Y tampoco han de hacerlo los socialistas, que arrastrados, o no, por sus socios de Podemos, han caído en la tentación –puede que fuese un órdago– de buscar el desbloqueo intentando cambiar las normas y hasta saltándose el espíritu constitucional. El presidente del Gobierno se mostró el viernes dispuesto a retirar su controvertida propuesta legislativa para sentarse a hablar de nuevo con el PP. Los de Casado, aun con condiciones, también han entornado la puerta a la negociación. Así que ahora todo apunta a que podría haber, sí, un pacto para desbloquear la renovación del CGPJ. Todo ello después de las advertencias de Europa, que no quiere que España sirva de pretexto a Polonia y Hungría en su intento de menoscabar la independencia de sus jueces y justo ahora que estos países amenazan con poner trabas al endeudamiento de la Comisión Europea y el fondo de recuperación, tan vital para el futuro de España. Pasará con más pena que gloria la moción de censura de Vox. ¿No será entonces un buen momento para que los dos grandes partidos lancen el mensaje de que aún están dispuestos a tragarse algún que otro sapo –tú haces una concesión, yo otra– para salir juntos de esta?

    19 oct 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito