Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 24 septiembre 2022
15:32
h

Una fiscalidad para recaudar también votos

Temporal o permanente, las grandes fortunas no se librarán del nuevo impuesto que el Ministerio de Hacienda ya prepara para ellos. Entrará en vigor el próximo año 2023 y sólo queda una duda, quién ganará la batalla de su duración. Los socialistas abogan por que esté en vigor únicamente mientras se alargue esta situación extraordinaria generada por la guerra de Ucrania, frente a Unidas-Podemos, que apuesta porque forme parte del sistema corriente de tributos de manera estable. Pero, temporal o permanente, una vez que se sabe que se aprobará sí o sí, la verdadera confrontación no es esta que se puede establecer entre las dos posturas que mantienen los socios que conforman el Gobierno, sino la que se asentará de inmediato entre el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez y el Partido Popular que comanda Núñez Feijóo. El partido por la Presidencia del Gobierno que se pondrá en juego con las elecciones generales del año venidero se dilucidará por temas como este: quién sube impuestos y a quién y quién baja impuestos y a quién. El presidente andaluz, Juanma Moreno, con la anulación del impuesto de patrimonio a los más ricos de la que informó esta misma semana, no hizo más que realizar el saque inicial de esta disputa sobre los dos arquetipos distintos de fiscalidad, detrás de la que se esconden dos modelos de gobernar diametralmente opuestos. Aunque la intención del Ejecutivo de elevar la presión fiscal a los más ricos ya era conocida desde hace meses, no es casualidad que el Gobierno la hiciera pública justo después del anuncio de Juanma Moreno, para que así se resaltaran todavía más las diferencias. Pedro Sánchez prosigue la construcción de su nuevo personaje, que lo transforma poco menos que en un moderno Robin Hood que reparte entre los más humildes lo que recauda de forma excepcional a los más acaudalados. El nuevo impuesto a los ricos se suma a los ya proyectados a los beneficios extra de las eléctricas y los bancos. Con estos tres tributos, más las becas y los descuentos aplicados en varios campos, desde el cultural hasta el del transporte, el Gobierno de coalición se presentará ante la ciudadanía con la sensación de haber cumplido los deberes. Enfrente, Feijóo, al que Rueda pidió ayer que no le presione en política fiscal, tendrá que explicar los errores de cálculo del modelo de Sánchez y las bondades del suyo.

23 sep 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito