Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 24 noviembre 2020
01:04
h

Adiós a la Ética

    HAN pasado tan solo dos años desde que la comisión de educación del Congreso aprobó por unanimidad de todos los partidos políticos que la Historia de la Filosofía volviese a ser asignatura obligatoria en todas las especialidades del bachillerato. La Filosofía, decían entonces sus señorías, es una disciplina que promueve el pensamiento libre y, por ello, debe volver a los planes de estudio de la enseñanza media.

    Pues bien, el mismo gobierno que propició esa declaración de intenciones acaba de aprobar una nueva ley de educación, conocida como ley Celaá, y lo cierto es que la Filosofía, lejos de recuperar el espacio perdido, se ha hundido todavía más en el pozo de la marginalidad. Ahora es el alumnado de 4º de ESO el que se queda sin la asignatura de Ética, con lo que la reflexión filosófica vuelve a ser sacrificada en la octava ley de educación de la democracia.

    Y eso no es lo peor. Esta ley de educación se ha cocinado de tapadillo, aprovechando que todos estábamos, y seguimos estando, más preocupados por la pandemia y sus efectos, que por cualquier otra cosa. Se han ninguneado a padres y profesores, asociaciones y sindicatos, estudiantes y demás integrantes de la comunidad educativa, para canjear cromos camino de aprobar unos presupuestos.

    Aprobar de este modo una ley de educación es una mala noticia para el futuro del país porque, lejos de buscar consensos, se aprueba contra la mitad de la Cámara y de los españoles. Me pregunto si algún día nuestros gobernantes comprenderán que hay determinados temas transversales, como la educación, en los que llegar a un amplio consenso no es una opción sino una obligación. Mientras tanto, varias generaciones de chavales crecerán sin saber qué es la filosofía. Cosas que pasan.

    22 nov 2020 / 23:48
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.