Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 15 abril 2021
09:29
h

Al PP le crece la ‘vieja guardia’

    UNO de los principales problemas internos a los que debe hacer frente cualquier líder político son los históricos del partido, políticos que se eternizaban en sus puestos cuando la veteranía seguía siendo un grado y cuando la jubilación anticipada era un procedimiento natural producto del fracaso electoral. El PSOE que ha acumulado mucho poder nacional, autonómico y municipal tiene una abundante nómina de integrantes de la vieja guardia que se han quedado por el camino por distintas circunstancias, sobre todo cuando el partido ha iniciado procesos de renovación generacional al socaire de pérdida de poder.

    La vieja guardia se considera centinela de unas esencias que han cambiado con el tiempo, más que nada porque un partido es una máquina de ganar elecciones, y si no se logra ese objetivo quedan muchas víctimas por el camino.

    La vieja guardia en algún momento es una nebulosa, que en un primer momento no da la cara como tal, son fuentes que expresan un malestar difuso, que exige la vuelta a políticas anteriores y que sobre todo pide que se preserve la herencia del partido, que no es una creación ex novo sino que vive de una historia que ha tenido grandes momentos para el partido y el progreso de la nación.

    A Pablo Casado ha comenzado a nacerle una vieja guardia porque ha dado dos traspiés, dos errores no forzados, que ponen en cuestión parte de la acción política de sus predecesores y les ha cargado con dos responsabilidades –objetivas o subjetivas según la posición de cada cual– en torno a las cuales todo el partido cerró filas.

    El primero desligarse de la política del partido y del Gobierno de Mariano Rajoy con respecto a todo lo sucedido alrededor del 1-O, sobre todo la actuación policial; y el segundo la posibilidad de abandonar la sede del partido en la madrileña calle Génova, número 13, considerada el centro de la corrupción política por la que el Partido Popular está incurso en una serie de procesos judiciales, que para muchos líderes del PP es una excusatio non petita accusatio manifesta, y no están dispuestos a ser objeto de una causa general.

    21 feb 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito