Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 07 julio 2022
02:03
h

Allá vamos

    NO, tranquilos, que no voy a enrollarme con lo de las elecciones andaluzas; ya hay por ahí unos quinientos, que digo quinientos, quinientos mil expertos, diciendo todo lo que hay que decir. Y aunque hay muchos que no dicen cosas mejores que las que yo diría, otros muchos sí que lo hacen. Vamos, que lo mío no hace falta. Me puedo, pues, tomar la libertad de pasar de largo.

    Sin embargo, no me voy lejos de la política, no, porque esas elecciones no fueron el final sino uno de los principios, que hubo por lo menos otros dos, de una fase electoral que nos va a tener ocupados durante los próximos meses, hasta que llegue el momento de celebrar las municipales y autonómicas, primero, y las generales, después.

    Y hasta cuando llegue todo eso, vosotros mismos podéis ir haciendo el ejercicio de anticipar quienes van a formular candidaturas, quienes van a ser los candidatos y, aunque con menos intención, porque eso parece que le importa menos a la gente, más preocupada del quien que del qué, con qué programas van a presentarse ante los electores.

    Para no complicaros demasiado la vida, podéis empezar por pensar nada más qué será lo que vosotros necesitaríais para dar el voto a este o a aquel otro, y comprobar luego si alguno le andaría cerca. Puede que así fuese más fácil, aunque no tengo nada seguro que se llegase a buen fin. Pero bueno, por probar.

    Yo, por atrevido, os adelanto tres ideas que me zumban en la cabeza cuando me paro a pensar como puede que nos vayan las cosas durante esos próximos meses. Primera: económicamente, casi nada nos va a ir mejor, sobre todo porque, envueltos en una inflación de tasas más que altas, nada puede ir muy bien.

    Segunda: no se debe confundir el Estado de Bienestar con un estado benefactor; el primero es un sistema de gobernanza que garantiza derechos, mientras que el segundo se limita a echar una mano, ahora a este, luego al otro, como una limosna, tres cientos euros por aquí otros cuantos por allá, que ayuda, pero no arregla.

    Y tercera: la formulación de muy diversas candidaturas, incluso dentro de los mismos sectores ideológicos, aunque pudiera parecerlo, la lía más que la aclara; sobran personalismos y faltan alternativas.

    Ahí está, pues, el guion: rigor económico, orden social y austeridad electoral. Vamos, que durante los próximos meses necesitaremos, sobre todo, disciplina, más, desde luego, que elucubración. Y es que, habiendo necesidad, lo que menos importa es el postre.

    En cualquier caso, paciencia. Nos hará falta. Pero eso sí: tomároslo en serio, que es bastante lo que está en juego.

    23 jun 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.