Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 13 junio 2021
02:03
h

Ángela

Hoy puedo decir, con total solemnidad, que, parafraseando el final de El halcón maltés (Warner Brothers/First National Picture. 1941), la novela El silencio de las olas de la narradora compostelana Ángela Banzas, publicado el pasado enero por Suma de Letras, está hecha con el mismo material con el que se tejen los sueños... Les pongo en antecedentes, por si tienen olvidada semejante obra maestra cinematográfica (a cargo de un primerizo John Huston) basada en una pieza fundacional del género negro y firmada por el exagente de Pinkerton Dashiell Hammett. El hermosísimo The End de la película, con ese corolario tan ilustrativo, no es del autor literario. Tampoco lo es de su guionista, que en este caso es el propio director. Es decir, Huston. La pregunta (“¿De que está hecho este pájaro?”) la hace el detective Tom Polhaus, interpretado por Ward Bond; la frase inmortal que constituye la respuesta la pronuncia el investigador privado Sam Spade, encarnado por Humphrey Bogart, en el papel que le elevaría ya para siempre a los altares de la disciplina de los 35 milímetros. Por lo que consta en el relatorio del rodaje, la cosa se le ocurrió a Bogart, en medio de una compleja filmación que fue, sobre todo, un verdadero brainstorming. Pero tampoco era de él. Era ni más ni menos que de William Shakespeare: “The stuff that dreams are made of...”

EL SILENCIO DE LAS OLAS

No cabe duda de que estamos viviendo una época de oro para las letras peninsulares. Cuando veía la obra de la Banzas, alucinaba. Me ponía en la solapa que era su primera obra. Y, por supuesto, me costaba un gran esfuerzo creerlo. Aquello era no sólo muy maduro, sino muy avanzado. Pero, en todo caso, estaba hecha por alguien que había leído mucho, desde muy joven, y, lo que es bastante más importante: había digerido extraordinariamente bien todo lo acumulado. Porque es así: un crimen que se repite obsesivamente en los sueños de alguien. La terrible pesadilla acude con frecuencia a Ángela Roldán, una mujer de vida ordenada, afincada en Madrid, con un marido encantador, Álvaro, y un hijo, Martín. Una serie de circunstancias la mueven a intentar resolver el misterio de tan intranquilizadora visión nocturna, y eso la lleva a pasar unas breves vacaciones en Santiago para luego dirigirse a un pueblo relativamente cercano, Vilar de Fontao. Y eso la conduce a otra historia que tiene un siglo de antigüedad. Un misterioso camafeo será el leit motiv de la trama. Y los truenos de semejante tormenta tendrán connotaciones realmente terribles. Una joya inconmensurable, que, en muchos detalles, recordará lo más revelador de Emilia Pardo Bazán.

22 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.