Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
08:38
h

Ante una nueva fase

    DENTRO de un año el Gobierno podrá aplicar la doctrina Marín, según la cual es una estupidez presentar un Presupuesto en año electoral. Pedro Sánchez se ha garantizado la posibilidad de acabar la legislatura tal y como es su propósito porque podrá prorrogar las cuentas de 2022 para el año siguiente. Si decide adelantar las elecciones no será por cuestiones presupuestarias sino por sus intereses políticos en función de la coyuntura política o económica.

    Con la decisión de ERC de apoyar los PGE al Gobierno le sobrarían hasta los votos de EH Bildu, que también los apoyara. Los independentistas vascos y catalanes le han arrancado al Ejecutivo algunas concesiones de carácter identitario relacionadas fundamentalmente con la lengua y las policías autonómicas y en menor medida con las inversiones.

    En el caso catalán el acuerdo con ERC supone que el Gobierno se compromete a introducir en la ley audiovisual la obligatoriedad de producir el seis por ciento de contenidos en catalán en las plataformas de streaming, mientras que en el caso de EH Bildu la ETB podrá emitir un canal infantil en toda Navarra, como si la Ribera fuera a convertirse en euskaldún en unos pocos años por ese procedimiento. No deja de ser una curiosa coincidencia que el Tribunal Supremo haya rechazado el recurso de la Generalitat a la obligación de impartir el 25% de clases escolares en castellano.

    De haberse conocido la sentencia antes de la decisión de ERC de apoyar los PGE quizá el acuerdo habría sido más difícil. En el acuerdo con EH Bildu, que la derecha interpreta como un paso hacia la anexión de Navarra, no hay que olvidar que la disposición transitoria cuarta de la Constitución prevé la posibilidad de unión de dos comunidades autónomas.

    El acuerdo con ERC puede ser visto como una cesión más a los independentistas, producto de la aritmética parlamentaria para que Sánchez se mantenga en el poder, o como una incorporación de ERC a la facilitación de la gobernabilidad, papel que en otros momentos asumió la CiU de Pujol con gobiernos socialistas y populares, y una consecuencia más de que el suflé del procés continúa bajando.

    Los futuros PGE supondrán la incorporación de los miles de millones de euros procedentes de los fondos Next Generation, que de otra forma no habrían podido ser recogidos para ser utilizados en la modernización de las estructuras productivas. Pero sobre todo lo que el respaldo mayoritario a las cuentas públicas garantiza es la estabilidad del Gobierno y el horizonte de 2023, lo que devuelve la iniciativa política a Sánchez y deja al PP sin argumentos para pedir la celebración inmediata de elecciones anticipadas.

    Con los Presupuestos aprobados y si la pandemia no vuelve a desmadrarse, la segunda parte de la legislatura entra en una nueva fase en la que el objetivo primordial ha de ser la recuperación económica –justa– que tropieza ahora con las consecuencias de la crisis del covid.

    25 nov 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito