Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 29 julio 2021
03:33
h

Digitalización en igualdad de género

    LA digitalización acelerada es imparable e irreversible. Durante la pandemia, el mundo se ha vuelto más digital y se ha confirmado que la digitalización y la conectividad son esenciales para la recuperación y la modernización de nuestra economía y sociedad. En este proceso, el Plan de Recuperación, aprobado por el Gobierno de España, constituye una extraordinaria oportunidad para impulsar en nuestro país una transformación, con la transición verde y digital en el centro, al servicio de la inclusión, la igualdad y la justicia social.

    La digitalización es sinónimo de futuro, pero tenemos que asegurarnos que ese futuro llegue a todos por igual, para que nadie se quede atrás, para que no presente brechas digitales. Como sociedad no podemos permitir que la mitad de la población no forme parte del diseño del mundo digital y tecnológico del futuro.

    Por ello, es urgente diseñar actuaciones que aumenten las habilidades digitales de las mujeres, las cuáles son más bajas y básicas comparadas a las de los hombres. Además, es vital potenciar la formación formal de las mujeres en el ámbito STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). En España, sólo el 0,5% de las mujeres han cursado estudios tecnológicos y sólo el 19,7% de los puestos de trabajo especializados en tecnología son ocupados por mujeres.

    Las áreas de cuidados, sanidad y educación siguen siendo los campos en los que más mujeres trabajan. Pero, si queremos revertir esta tendencia ¿qué se debe hacer? Empezar por el principio: fomentar las vocaciones hacia el ámbito STEM desde la infancia. Las niñas tienen un buen nivel de desarrollo en las competencias en matemáticas y ciencias. Sin embargo, es en la adolescencia cuando el interés por el ámbito STEM desaparece.

    Para ello, es imprescindible promover su interés mediante el refuerzo de la formación, el reconocimiento a sus habilidades, las experiencias científicas reales, la creación de redes de apoyo o la visibilización de referentes femeninos.

    Estas son medidas para el presente, pero sobre todo para el progreso futuro de nuestra sociedad. El mundo laboral demanda, cada vez más, conocimientos y formación en tecnologías de alta capacitación. De hecho, las estimaciones prevén que las nuevas ocupaciones del futuro estén relacionadas, en un alto porcentaje, con el ámbito STEM.

    Sin la formación adecuada, las mujeres tendrán un nivel de empleabilidad más bajo y probablemente también lo sea su nivel de ingresos, ya que las profesiones digitales superan, en promedio, la barrera del salario medio. Además, el bajo nivel de incorporación de la mujer al empleo digital supondrá que los productos digitales o la inteligencia artificial no contarán con un sesgo positivo femenino, perjudicando a las mujeres al no tener en cuenta específicamente sus necesidades.

    En definitiva, como sociedad no podemos infravalorar al 50% del talento femenino de nuestro país. Debemos contar con todo el potencial de nuestra sociedad para hacer que la digitalización, un proceso integral, disruptivo que ha llegado para quedarse, sea beneficiosa para todos y todas. Apostar firmemente por la incorporación plena y equitativa de la mujer a todos los ámbitos digitales es un buen punto de partida.

    22 jul 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito