Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 28 noviembre 2022
12:41
h

Digitalización y brecha de género durante la pandemia

    ANTE la pregunta de si existen diferencias de género en el proceso de digitalización de la sociedad española el reciente informe Indicadores de Género de la Sociedad Digital es contundente: la brecha digital de género es real y se ha perpetuado e incluso acrecentado en tiempos de pandemia.

    Los datos son extremadamente clarificadores. En el último año, el 91 % de hombres y mujeres accedían regularmente a internet. Sin embargo, si analizamos las actividades que realizan estas divergen notablemente. Así, tareas de cuidado en entorno familiar como la salud, la educación o la comunicación digital tienen un sesgo femenino. Son ellas las que más conciertan citas médicas online, son ellas las que más utilizan la red con fines educativos y son ellas las que más mensajes o videollamadas realizan. ¿Y qué sucede con el uso recreativo de internet? Justamente lo contrario. La descarga de juegos, ver películas y videos o la lectura de noticias son realizadas en mayor porcentaje por los hombres.

    En cuanto al comercio electrónico apenas se observan diferencias en su uso entre mujeres y hombres. Pero, ¿y si analizamos los hábitos de consumo electrónico? Es ahí cuando las desigualdades afloran. La ropa, cosméticos, productos de puericultura y servicios culturales son demandados principalmente por mujeres, mientras que los bienes tecnológicos, deportivos y contratación de otros servicios llenan las cestas virtuales de los hombres.

    Se reafirma que el teletrabajado en España se ha acelerado a partir de 2020, hasta alcanzar un nivel similar al europeo –16% de la población activa– e implicando más a mujeres (17,2 %) que a hombres (15 %). Es destacable que son las mujeres de 35 a 45 años las que más han adoptado esta modalidad. Aunque la naturaleza del teletrabajo conlleve una mayor flexibilidad, las mujeres siguen siendo las que más problemas de conciliación presentan al tener una mayor carga familiar y de cuidados que los hombres.

    Ahora bien, los dos ámbitos en los que la brecha de género se hace más pronunciada son el uso de la administración electrónica y la formación y especialización en TIC. El uso de la administración electrónica (envío y descarga de formularios, obtención de la información en webs públicas o interacción con las autoridades públicas) por parte de las mujeres (61 %) es menor que el de los hombres (64 %).

    Lo más preocupante es que esta brecha de género aumenta hasta los 12 puntos porcentuales para las personas mayores de 55 a 74 años. En cuanto a los especialistas y graduados en TIC, la brecha de género es abismal. Mientras que sólo el 0,5 % de las graduadas en España son en disciplinas TIC, el porcentaje de hombres en esta área es siete veces mayor (3,5 %). Esta realidad repercute drásticamente en el mercado laboral: el 80 % de los trabajos TIC son ocupados por hombres.

    Todos estos indicadores demanda una actuación rápida y eficaz. Y esto es lo que ha hecho el Gobierno de España con la aprobación de la Agenda España Digital 2025. Con sus 10 ejes estratégicos y casi 50 medidas, este plan actúa en todos los ámbitos de la economía y sociedad para reducir la brecha digital de género. Este es el camino a seguir. Porque la sociedad del futuro será digital, y el Gobierno, con sus actuaciones garantiza que sea, además, sostenible, justa e inclusiva. Un futuro digital, un futuro en igualdad.

    26 mar 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito