Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 19 octubre 2021
22:04
h

¿Donde está el Estado?

    VOLVEMOS con el asunto de la descentralización de las instituciones del Estado, sin que yo tenga esperanza alguna de que se llegue a nada. Hay varias consideraciones que hacer antes de meterse en un tema que puede resultar más complejo de lo que se cree. En primer lugar, las instituciones propias del autogobierno de las Comunidades Autónomas son, diciéndolo con toda propiedad, Estado.

    España es un Estado descentralizado, que reconoce el derecho a que se gobiernen por sí mismas, con una distribución acordada de sus respectivas competencias, las diversas entidades que lo componen, cualesquiera que sean los criterios con que se delimiten.

    La Xunta de Galicia, pues, y por citar sólo la que me es propia, es una institución del Estado español, que asume por sí misma la responsabilidad del gobierno propio de la Comunidad, de acuerdo con lo estipulado en el correspondiente Estatuto de Autonomía.

    De esta manera, que se puede aplicar a todas las instituciones de gobierno de todas las comunidades autónomas, el Estado ya está en todas sus partes, en las diecisiete, representado con toda la trascendencia y legitimidad en todas y cada una de ellas, legitimidad que, por cierto, emana de una sola, y esta sí que indivisible, fuente constitucional.

    Así, si se quiere hablar de la descentralización política del Estado, ya está hecha, sin impedimento, claro de que se quiera revisar, perfeccionar, acentuar o lo que sea, que eso siempre debe ser posible. Pero también es cierto que si solo se trata de abordar la simple reubicación física de las instituciones estatales, que donde tienen el edificio, vamos, mejor será que no le demos a la cosa más trascendencia de la que tiene, y menos un significado político que no debe tener.

    Que el Instituto Oceanográfico esté en Vigo, por ejemlo, en vez de estar en Madrid, puede ser de sentido común, pero no hay en ello ninguna referencia propiamente política al carácter descentralizado del Estado español. Puede que políticamente no signifique nada. También podría estarlo en un Estado centralizado.

    Por cierto: también debe tenerse en cuenta la necesidad de fuerza de las instituciones centrales en un Estado descentralizado. Descentralizar no equivale a debilitar. Sino sería tontería, como lo es, por ejemplo, discutir en donde debe fijarse la sede del Senado español si, esté donde esté, va a seguir siendo tan básicamente ajeno a la condición de Cámara de Representación Territorial que se dice que es pero que no es.

    Y hablar de esto en un contexto tan carente de consenso político es ganas de agitar el panal.

    14 oct 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.