El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{ EL DÍA DESPUÉS }

PEPE CASAL

Banquillo

21.10.2014 
A- A+

El gipuzkoa basket tiene un quinteto titular muy apañadito y muy equilibrado, con dos relevos de lujo como pueden ser Dani Díez y Josep Franch, con capacidades para ser titulares y mantener cuando saltan a la pista el nivel defensivo y ofensivo de su equipo. El resto, con más o menos oficio, cuando entran en la rotación, no tienen la calidad suficiente para mantener el necesario equilibrio y la intensidad con la que se juega en la Liga Endesa. Ocurrió algo parecido en su último partido en San Sebastián ante el Real Madrid, fueron capaces de estar metidos en el partido hasta que sus fuerzas flaquearon.
El Obradoiro aplicó una receta muy simple, buena defensa, un ritmo de juego bastante alto y artillería desde el triple en todas las posiciones. La aportación del banquillo fue fundamental ya que con cualquiera de los quintetos que Moncho puso en pista, el ritmo y la intensidad se mantuvieron y poco a poco el acierto y la buena defensa de los guipuzcoanos se fue diluyendo al igual que su rebote, que dominaron en la primera parte, 17 por 14, y perdieron estrepitosamente, 15 frente a 24 del Obra en la segunda. Los teóricos jugadores que en otras temporadas se fichaban para ayudar en los entrenamientos, que teóricamente tendrían que ser Cárdenas y Chagoyen, ambos, cuando salen a la pista son dos jugadores más del equipo que saben jugar a baloncesto sin complejos y aportan una rotación de calidad, sobre todo ante los equipos de nuestra liga que es contra los que tendremos que jugarnos la permanencia. Esa profundidad de banquillo sin duda que también ayuda en la intensidad y calidad de los entrenamientos que seguro que son mucho más competitivos y de más calidad que en otras temporadas, y el riesgo de que si por golpes, lesiones, etc., uno o dos jugadores no pueden entrenar, el nivel del banquillo va a ayudar a que el equipo no se resienta. Es evidente que incluso en las millonarias plantillas del Real Madrid y Barça hay jerarquías entre los jugadores e incluso quintetos titulares muy definidos, pero al final lo que decanta la balanza es la profundidad de banquillo y la calidad del mismo.
Dos victorias en tres partidos es un bagaje sensacional para el inicio de la temporada, además, el nivel de juego es muy bueno y la coordinación defensiva está mucho más adelantada que en campañas pasadas. El domingo creo que no podremos ver a nuestro equipo ante el Joventut, en gran momento de juego, que solo perdió ante el  Real Madrid, y a punto estuvo de aguarle la fiesta. Es una pena que la ACB no cuide más a los seguidores de sus clubes. Si quieren fomentar el baloncesto de verdad y fidelizar a los espectadores, tendrían, primero, que dar cobertura televisiva a todos los encuentros y, segundo, mejorar los retransmisiones por Orange Arena que son un desastre tal que hasta desgravan en el purgatorio.