El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

a bordo

CARLOS LUIS RODRÍGUEZ

Un VAR para el periodismo

24.08.2018 
A- A+

¿QUÉ fue de aquellas cinco W que debían escoltar siempre la noticia? El periodismo nace, crece y se convierte en elemento esencial de la sociedad democrática, respondiendo al Qué, al Quién, al Dónde, al Cuándo y al Por qué. Se le añadieron después teorías sofisticadas pero este fundamento aparentemente simple mantuvo su vigencia, y es precisamente su olvido el que mejor explica las incertidumbres periodísticas de hoy en día. Frente a la información en bruto y la noticia cruda, lo que intenta hacer el periodista es buscar el contexto, los orígenes, las raíces. En suma, trata de explicar la complejidad.

La simplificación es su peor amenaza, y por ello sorprende que alguien que ostenta la representación de una parte de los profesionales gallegos incurra en el pecado de simplificar. Hablamos del titular de este periódico sobre el crimen machista de Cabana. "Ana Belén es la víctima 26 este año y ya no va a poder divorciarse". Para el susodicho es "noxento". Sería una opinión de lo más respetable, un ejemplo incluso de lo poco corporativos que son los periodistas, si el duro calificativo fuese precedido de argumentos. ¿Por qué es "noxento"? No lo aclara. Es "noxento" porque él lo dictamina en las redes y punto. En vez de distanciarse de quienes sólo las utilizan para desahogarse, se suma a ellos usando su misma técnica.

¿En qué consiste? En colgar una sentencia condenatoria contra algo o alguien dejando que cada uno de sus seguidores imagine los porqués. Es lo que hace casi diariamente el tan denostado Trump, y lo que hizo hace siglos Torquemada de forma más tosca. Los mismos que se escandalizan con las acusaciones del presidente en twitter no dudan en imitarlo, sin darse cuenta de que lo peor del trumpismo y fenómenos afines no es tanto la ideología como esa cultura de la comunicación en la que no existen los argumentos. Es triste que hayan desaparecido en algunos usuarios de las redes, pero es mucho más descorazonador que el propio presidente del colegio profesional dimita como argumentador porque sin argumentos y contextos no hay periodismo posible.

Claro que es más cómodo visitar la red, cuantificar la opinión más chirriante y sumarse a ella para no quedar mal. Es así como se configuran las otras manadas que aullan por el ciberespacio. Antes de que las redes existieran, esas turbas estaban presentes en la sociedad y era precisamente el periodismo el que daba su contrapunto con noticias y comentarios que se esforzaban por responder a las cinco preguntas sacrosantas. He ahí el camino que podría llevar a un nuevo esplendor de la comunicación.

En fin, que este colega, periodista con espléndida trayectoria a sus espaldas, tampoco resistiría un análisis descontextualizado y simplificador de sus trabajos. Ni él ni nadie. En su derecho está a criticar el titular; sin embargo el olvido de cualquier argumento no es propio de quien vela por la salud de la profesión. Aunque sea muy discutido en ciertos círculos, el VAR está evitando que los malos arbitrajes arruinen los partidos de fútbol. Visto lo visto tal vez habría que pedir otro para el periodismo.

Periodista