El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

firma invitada

CARLOS PAJARES

Clasificación de empresas y universidades

25.01.2019 
A- A+

EN la mayoría de las clasificaciones internacionales de universidades, alrededor de diez españolas figuran entre las mejores quinientas, en particular, en la clasificación de Shanghái, la Universidade de Santiago figura entre la 300 y 400. Esa posición es la que usualmente ocupa en muchos ránquines. Habitualmente se critica que solamente haya una o dos entre las mejores 200 e, incluso a veces, se habla de que las universidades españolas no son buenas, y dentro de Galicia, no se valora suficientemente el hecho de que la de Santiago esté entre las mejores diez españolas y también en un buen puesto en las clasificaciones internacionales.

Al inicio del año suelen aparecer diversas clasificaciones de empresas. Una de ellas considera la capitalización bursátil. De acuerdo con esta clasificación, solamente hay dos españolas entre las doscientas primeras, la gallega Inditex, que ocupa el puesto 117, y el Banco Santander, el 128. Solo otras cuatro están entre las primeras quinientas, a saber Iberdrola, Telefónica, BBVA y Amadeus. No hay más.

Si se considera la facturación comercial son diez las empresas situadas entre las 500 primeras, entre las cuales se encuentran alguna otra energética como R­epsol y grandes superficies como Mercadona o El Corte Inglés. Es difícil comparar clasificaciones de empresas y universidades debido a que sus objetivos, medios y características son muy diferentes y además el número de empresas es muy superior al correspondiente a universidades, aunque el número de ellas es más grande de lo que pudiese pensar a primera vista. Solo en USA hay más de cinco mil y en el total de América, más de diez mil. En cualquier caso cualitativamente se puede decir que aproximadamente el número de empresas y universidades que figuran en los primeros lugares es el mismo.

No es de extrañar que esto sea así, dado que la universidad es un reflejo de lo que es la sociedad que le rodea. A nadie se le ocurre decir que Telefónica no es una buena empresa porque no figure entre las 250 empresas con mayor cotización bursátil, ni que Repsol tendría que mejorar mucho por no estar entre las primeras 500. Por el contrario, no hay dudas que ambas empresas son potentes y solventes.

De la misma manera se tenía que estar muy orgulloso de las universidades españolas que figuran entre las mejores 500, en particular de la de Santiago, aunque tenga un buen margen de mejora, sobre todo, en determinadas facultades. Los poderes públicos deberían cuidarla y ayudar a potenciarla sin descuidar sus relaciones con las empresas. La Universidade de Santiago fue pionera en potenciar esas relaciones, ocupando las primeras posiciones en cuanto a patentes y creación de empresas con raíz en la universidad. Sin embargo los poderes públicos pusieron los parques tecnológicos al lado de otras ciudades. Ahora se tiene que decidir sobre la ubicación de hubs tecnológicos. Esperemos que no se margine a la Universidade de Santiago de Compostela.

Profesor emérito de la USC