El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

TRIBUNA LIBRE

JOSÉ FERNÁNDEZ LAGO

Cristo da su vida

16.09.2018 
A- A+

HAY MUCHAS personas dispuestas a dar de lo poco o de lo mucho que tienen. De hecho, familiares u otras personas queridas nos llevan a darles satisfacción con lo que tenemos. Sin embargo no es tan fácil darse a uno mismo, y menos todavía el entregar la propia vida en beneficio de los demás. En ocasiones, aunque no siempre, valoramos la dedicación de algunas Hijas de la Caridad o de otras personas consagradas al servicio de los más débiles. Esto tiene su raíz en el ejemplo que ha dado Jesús, el Buen Pastor, que ha entregado su vida para salvar a las ovejas.

El profeta Zacarías anunció la llegada de un rey humilde y sencillo, que no entraría en Jerusalén en carro de combate, sino cabalgando un asno. Pero Isaías, en la 1ª lectura de la Misa de hoy, va más allá: presenta al esperado de las naciones con el oído abierto para hacer lo que el Padre le pidiera. Ofreció además la espalda a los que lo flagelaban, y las mejillas a quienes mesaban su barba, sin ocultar su rostro a ultrajes y salivazos. Sufriendo todo eso, confía en el Señor, que le ayuda, porque está con Él.

Cuando Jesús les pregunta a sus discípulos por quién lo tienen, Pedro responde que es el Mesías esperado. Sin embargo no es el rey que Pedro esperaba, sino el Hijo del Hombre que tiene que padecer a manos del Sanedrín, aunque después el Padre lo resucite al tercer día. Así tiene que hacer quien quiera seguirle: tomar la cruz e ir en pos de Jesús. Quien pierda la vida por Jesús y el Evangelio, la salvará. Y, ¿de qué le vale al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma?

El autor de la Carta de Santiago nos llama a preocuparnos de los hermanos más necesitados y de hacer otras obras de caridad. El ocuparse de todo eso ha de ser una exigencia de la fe que nos ha dado el Señor, y una prueba de que esa fe es auténtica, pues esta ha de reflejarse en una vida de verdadero amor.

CANÓNIGO LECTORAL