El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{EL DÍA DESPUÉS}

PEPE CASAL

Dependencia

19.04.2016 
A- A+

Tras la dolorosa derrota ante el Estudiantes el Obradoiro ha perdido su ventaja, ya que ahora depende de lo que hagan sus rivales y si estos no fallan... Lo que ocurre es que a Obradoiro y, otra vez, a Estudiantes les espera una final a seis partidos y, si no hacen sus deberes, pueden también terminar involucrados CAI Zaragoza y Manresa, aunque estos tienen un colchón de dos y tres victorias que a estas alturas son casi tan decisivas como el buen juego que están desplegando los manresanos, transformados por la eficacia de sus refuerzos.

Para mí era un partido decisivo por la dificultad del calendario que tiene el Obra y porque el Estu, aparte de su victoria de ventaja, tiene un último partido en San Sebastián en el que puede encontrar al Guipúzcoa descendido. A estas alturas ganar dos partidos más que los madrileños no va a ser tarea sencilla entre otras cosas debido a que el Obra actual no es capaz de ganar o no sabe manejar los finales de partido con el acierto necesario para hacerlo, que es lo mismo. Tal y como normalmente juega el Obra, con posesiones muy largas, le falta ese líder que sea capaz de asumir la responsabilidad en el movimiento final, tirando y metiendo. Ese líder estaba llamado a serlo Waczynski. Cuando estuvo en plenitud, el equipo era capaz de ganar y cuando su rendimiento bajó se acusó muchísimo y el Obra no superó esa ausencia de liderazgo. Ahora acaban de llegar dos nuevos jugadores. Uno de ellos es capaz de hacer muy bien lo elemental del baloncesto que aun siendo lo más sencillo paradójicamente es lo más difícil. Maric es capaz de rebotear, hacer buenos bloqueos, ganar la posición y jugar duro. Con su llegada el rebote dejó de ser una asignatura pendiente y el equipo lo agradece. Kolesnikov, que tiene el hándicap de no conocer la liga, es capaz de asumir tiros, meter triples y ayudar en el rebote. Ambos son dos buenos jugadores que seguro que van a mejorar el equipo, de hecho ante Estudiantes el Obra ya fue más solvente en el rebote y en el tiro exterior gracias a su aportación. La pregunta del millón es si serán capaces de transformar al equipo para que vuelva a ser capaz de ganar, tal y como han conseguido hacerlo, por ejemplo, Laprovittola y Simpson en el Estudiantes o Foster y Auda en el Manresa. Esa es la clave y la posibilidad de conseguir la salvación.

No sé si llegará, está muy difícil, pero mientras quedan partidos hay esperanza y si no que se lo pregunten al Barça de Luis Enrique, que tenía la liga casi en el bote y ahora el bote tiene una vía de agua muy gorda. Yo soy optimista por naturaleza y quiero trasladar ese optimismo a los aficionados y al equipo, empezando por el Sr. Pozas, Don Pepe. El sábado intentaré ser el primero en levantarme para aplaudirle y estoy seguro que seré uno más de los cinco mil y pico que vamos a estar en Sar animándole a él en particular y al equipo para conseguir salir del descenso.