El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

EL DÍA DESPUÉS

PEPE CASAL

Faltó un tris

05.12.2017 
A- A+

Faltó un tris en forma de un mínimo de acierto en la segunda parte con los triples que hubiesen cambiado la fisonomía de un partido en el que el factor Shengelia fue determinante secundado por Marcelinho que también estuvo muy bien y muy acertado, aunque su juego fue contrarrestado por el buen hacer de Pozas y Sàbat sobre todo en el aspecto ofensivo. Un partido que pudo ganar cualquiera aunque el Baskonia haya sido un justo vencedor, con la particularidad de que solo dominó con claridad unos minutos en el último cuarto en los que consiguió una ventaja de 11 puntos , 72-61, que ante otro equipo hubiesen sido definitivos para dar el finiquito al encuentro, pero ante este Obradoiro no les fue tan fácil ya que, otra vez, en un tris tras, volvió al rebufo.

Cabe pensar que es una pena que no nos hubiese tocado el Baskonia de principio de temporada, cuando el experimento de Prigioni, que lo pusieron a dar clases en la universidad sin haber superado el bachillerato, hacía de este equipo un enemigo asequible, pero ahora ya es un equipo como Dios manda con un nivel defensivo acorde con la calidad de su plantilla aunque todavía les falte dar el paso definitivo en la Euroliga.

El Monbus Obradoiro ha demostrado que es un equipo serio, duro y solvente, que por tener este marchamo compitió hasta 57" antes del final, en el que puntualmente la calidad y la soberbia defensa que Shengelia hizo sobre Matt Thomas fueron determinantes. A este Obra el parón no le afectó, lo que ha sido una buena noticia pensando en el próximo e importante partido que se va a jugar ante el reforzado Betis, con Zagorac y Draper recién incorporados junto con el cambio de entrenador, y que a la espera de la resolución del expediente a Boungou-Colo, uno de sus mejores anotadores hasta el momento, tiene 14 jugadores en su plantilla.

Tal y como demuestra la tabla clasificatoria y los resultados habidos hasta ahora, ganar está muy difícil y para hacerlo tanto como local o visitante, hay que jugar muy bien y ser muy competitivos. Ojalá en Sevilla sea así ya que de conseguir un resultado positivo se daría un doble paso, primero en el objetivo fundamental que es la permanencia, y segundo, en el sueño que todos los obradoiristas tenemos en la cabeza, el conseguir acceder a la Copa, ya que a pesar de estar mentalizados en la cerveza Estrella de Galicia y en el ir partido a partido, Pedro Martínez, con sus declaraciones post partido nos ha puesto otra vez el sueño a revolotear. Pedro no suele ser muy dado al elogio gratuito de los rivales y dijo que el Obra hasta podría ser cabeza de serie por su juego que calificó de espectacular. Los pies están en el suelo, la cabeza también, pero si soñar con fundamentos más sólidos supone ganar en Sevilla, hay que ir a por ello con uñas y dientes.