El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

crónica personal

PILAR CERNUDA

Franco y el nuncio

02.07.2019 
A- A+

EL nuncio Renzo Fratini, que se jubila dentro de unos días, se ha despedido de España con unas declaraciones que han indignado a la vicepresidenta Carmen Calvo, que ha anunciado una protesta oficial al Vaticano y que el Gobierno tomará medidas sobre la fiscalidad de la Iglesia, poniendo como ejemplo la que aplican otros países de nuestro entorno.

Si efectivamente España quiere relacionarse con la Iglesia católica siguiendo el mismo modelo de esos países, no se comprende que lo haga ahora como respuesta a unas declaraciones del nuncio, porque la reacción se asemeja más a una pataleta, justificada o no, que a la voluntad de mantener con el Vaticano unas relaciones que mantengan la misma línea de las últimas décadas, aceptadas incluso por los gobiernos socialistas de González y Zapatero.

Lo que dijo el Nuncio fue que la decisión del Gobierno de Sánchez de trasladar los restos de Franco del Valle de los Caídos, con la consiguiente polémica que monseñor Fratini ha tenido ocasión de seguir durante todos estos meses, "ha resucitado a Franco. Habría sido mejor dejarlo en paz". No le falta razón al nuncio, aunque otra cosa es que el representante diplomático de un país debe tener cuidado de medir muy bien sus palabras para no ser acusado de injerencia en la política del país en el que está acreditado, que es en lo que ha caído monseñor Fratini.

En su descargo habría que decir que los ancianos y los niños siempre dicen lo que piensan, no tienen dobleces. Por otra parte, Fratini piensa lo mismo que infinidad de españoles, incluido un alto porcentaje de votantes socialistas. Y algún ministro, mal que le pese a Carmen Calvo. No porque les satisfaga que Franco siga enterrado en el Valle, sino porque la operación ha sido de una torpeza insuperable.

Torpeza que ha provocado un agrio debate social en el que ha aparecido lo peor de cada sector, cuando ese debate ya estaba superado; ha provocado que se haya visualizado la debilidad del Gobierno, que no ha podido cumplir su objetivo hasta ahora y ha dado alas al franquismo y a la familia de Franco; ha provocado que auténticas multitudes hayan acudido al Valle de los Caídos, que apenas visitaban una docena de personas diariamente y algún grupo de turistas despistados; ha provocado un conflicto con el Vaticano que ha dejado mal parada a Carmen Calvo, que se vio desmentida por la Santa Sede, y ha provocado que personas del PSOE histórico hayan advertido también que ese debate nunca debió ser abierto pues estaba cerrado y bien cerrado.

Y ha provocado sobre todo que el Gobierno ha quedado como incapaz de cumplir un objetivo marcado. Quiso además enmendar la plana a los padres de la Transición sin saber cómo hacerlo, ni para qué.

Padres de la Transición que sí se marcaban objetivos importantes ... y los resolvían.

Periodista