El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

on/off

LUIS PÉREZ

Franco vuelve a casa

24.10.2019 
A- A+

A PUNTO de cumplirse 44 años desde que Franco se fuera para siempre, en todos los sentidos, hoy por la mañana regresa a su lugar preferido, a El Pardo. Bueno, en realidad hasta allí trasladan sus restos momificados, que no son el Franco de la longa noite de pedra. Ni siquiera pervive su ideario, aunque algún partido de fulgurante ascensión pueda considerarse próximo, complaciente e incluso beneficiarse del franquismo residual.

El lugar escogido por el Gobierno, a tiro de piedra de su morada palaciega en vida, no deja de ser emblemático para los nostálgicos y supongo que el más deseable para la familia aunque trate de disimularlo. Reposará en un lugar que, como el Valle de los Caídos, es patrimonio del Estado, en compañía de su esposa Carmen, otros franquistas de pro, y también de incuestionables demócratas como Fernández Ordóñez, ministro del primer Gobierno socialista; el centrista gallego Juan José Rosón, ministro con Suárez, o el juez Tomás y Valiente, asesinado por ETA.

Los antifranquistas, sobre todo los coetáneos del dictador, no pueden estar satisfechos con la solución. La vuelta a El Pardo es el retorno a los tiempos del NODO, aquel noticiero propagandístico en blanco y negro, previo a todas las películas que se exhibían en todos los cines de España, en las que el Caudillo y su palacio no podían faltar.

Más allá de la Ley de Memoria Histórica, el Valle de los Caídos no era el lugar apropiado para enterrar al dictador. Franco fue el español con la condición más opuesta a la de caído. Los tribunales sancionaron la legalidad del traslado, pero no dictaron que debiera ejecutarse antes del 10-N. Escoger tal día como hoy hace pensar que el principal interés no fue cumplir la citada ley. Sánchez decidió montar el espectáculo en periodo electoral, a pocos días del inicio de la campaña, como un acto más de la misma.

Creo, sin embargo, que los efectos están descontados. De tan repetido, el asunto aburre. Pero puede provocar movilización en la extrema derecha. Vox se lo agradecerá.

Periodista