El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

NOSOTROS Y CÍA

ÁNGEL ORGAZ (*)

Hagamos algo por el futuro

14.10.2018 
A- A+

Me van a volver a tachar de pesado y repetitivo. Y es verdad. Pero hay ocasiones que las pintan calvas, así que voy a volver sobre las tesis de la semana pasada, pero no para hablar de política, sino del cambio climático y sus consecuencias. El tema que centra el magnífico libro escrito por el geógrafo estadounidense Jared Diamond, Colapso, y del que ya les hablé. ¿Recuerdan?

Esta semana, el demoledor y apocalíptico informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, el IPCC según sus siglas en inglés, me ha traído a la memoria de nuevo el ensayo de Diamond, donde relata y analiza la desaparición completa y el declive de sociedades como la de la isla de Pascua, los mayas, las de las islas Henderson y Pitcaird, o los vikingos groe­nlandeses.

Antes de ir al grano sepan que las conclusiones del IPCC tienen más de 6.000 referencias científicas y está firmado por 91 expertos de 40 países. Pues bien, el IPCC advierte de que o evitamos que la temperatura global suba 1,5 grados antes de 2030 con respecto a la de la temperatura media de la época preindustrial (antes de la Revolución Industrial) o lo vamos a pasar realmente mal.

¿Y por qué todos los países del mundo no se ponen de acuerdo, se toman en serio las recomendaciones y evitan la catástrofe que se nos viene encima y que traerá masivas desapariciones de especies, hambrunas terribles, no sólo en África; inundaciones costeras y litorales hacia el año 2100 y sequías inimaginables en el Mediterráneo o Latinoamérica?
Eso me pregunto yo, eso se preguntan ustedes.

Lo que no me explico es por qué si tanto les preocupa a los científicos y los ciudadanos de a pie las gravísimas consecuencias del cambio climático, no lo ven de la misma manera nuestros gobernantes, e incluso algunos, como el ignorante de Donald Trump, niegan las evidencias mostradas por los investigadores y las consecuencias que hoy en día ya se perciben y se sufren en muchas zonas de nuestro planeta.

(*) EL AUTOR ES PERIODISTA 

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt