El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

JOSÉ MANUEL ESTÉVEZ-SAÁ

Haití no debe quedarse solo

21.04.2019 
A- A+

HAITÍ se enfrenta a una peligrosa soledad. La comunidad internacional, cansada de ver cómo sus esfuerzos caen en saco roto debido a la corrupción imperante en el país, comienza a mirar hacia otro lado. Y hasta la ONU y muchas ONGs han decidido suspender sus misiones en una República haitiana más necesitada que nunca de amparo político, diplomático, económico y social.

El modo indisimulado en que ha desaparecido el 60 % del aporte económico enviado a Haití durante la última década, especialmente tras el terremoto de 2010, el huracán Tomas de ese año, el Sandy de 2012, o el Matthew de 2016, ha hecho que se colmase el vaso de la solidaridad y la paciencia incluso para un Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que no acepta la deriva de un territorio todavía vinculado al Gobierno de Venezuela, pese a su amistad con EEUU.

Ni la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah), ni la posterior Misión de Apoyo a la Justicia en Haití (Minujusth), han logrado sacar al país antillano de una miseria que lo define como el territorio más pobre y subdesarrollado del Continente. Los índices de desnutrición afectan al 46 % de la población; el 59 % de sus habitantes viven bajo el umbral de la pobreza; y un 25 % en la pobreza extrema. Todo ello, unido a un pírrico crecimiento del 1,4 % (el más bajo de la región), hacen de este país deforestado y desertizado una peligrosa fuente de delincuencia, emigración y presión hacia los países vecinos, especialmente hacia la República Dominicana, que comparte la isla La Española con los haitianos.

El Gobierno dominicano acaba de anunciar su compromiso con su vecino occidental no sólo en términos laborales, económicos y comerciales, sino incluso a nivel de infraestructuras y mejoras en la calidad de vida y la seguridad de los residentes fronterizos. Toda ayuda será poca dado el riesgo que le supone un Haití inestable, con un Estado casi fallido, y que en 2018 ha aumentado su deterioro.

Las denuncias y críticas de la oposición al Gobierno de Jovenel Moise, y a su antecesor y mentor Michel Martelly, las destituciones ministeriales, las huelgas, las protestas callejeras, y los disturbios que generan cada vez más heridos y muertos, han aumentado desde finales de 2018 debido a la crisis económica, monetaria y energética, a la impunidad con los delincuentes, y a la corrupción destapada en torno al programa PetroCaribe, creado en su día por Hugo Chávez para ganarse el favor caribeño hacia su revolución socialista y bolivariana.

Pero siempre cabe un hilo de esperanza; y reconozco mi dicha por formar parte del Tribunal que juzga la tesis doctoral de un tenaz estudiante universitario que ha sido capaz de superar las carencias de su país y sacar adelante un ambicioso trabajo de investigación sobre la emigración haitiana a Cuba y a la República Dominicana.

www.josemanuelestevezsaa.com