El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{ lOS OTROS DÍAS }

ALFREDO CONDE

Influencia de la religión

27.10.2016 
A- A+

LA Iglesia, la Iglesia a la que de una forma u otra pertenecemos la mayoría de los ciudadanos de este país, la católica, apostólica y romana, fue dueña y señora durante siglos de un día entero a la semana: del domingo, es decir, del día de El Señor. Cierto es que también procuraba extender su dominio a otros días más: que si los nueve primeros viernes de mes, que si los cinco primeros sábados, que si el trisagio o la novena, el rezo diario del rosario, los ejercicios espirituales, la adoración nocturna y cualesquiera otros ritos que quizá no vengan ahora al caso.
Cierto también que casi todas las religiones suelen comportarse de igual modo, lo que no sé si las justifica en absoluto, pero eso no solo no resta un ápice a lo que se dice sino que incluso pudiera venir en su aval. Tanta utilización de dios, en sus diversas formas y manifestaciones, me hicieron pensar en más de una oportunidad si los teólogos no deberían ser considerados más bien teófagos, pues tanto es lo que de cada dios se nutren y alimentan. Sin embargo, el hasta aquí seguido, no es ni con mucho el camino que queríamos emprender. A ver entonces si somos capaces de reconducirlo.
Las diversas confesiones surgidas de la Biblia, el islamismo los viernes, los sábados el judaísmo y el cristianismo los domingos, siempre han dispuesto, con mayor o menor intensidad, de un día entero para ellas. Y también con mayor o menor intensidad han sido criticadas por ello, se diría que casi hasta la extenuación. Ahora con la que han armado los del Daesh y con la que vienen montando los ultraortodoxos desde antaño, no seré yo quien diga que su influencia está decayendo en las sociedades afectadas, pero sí que en la nuestra, la influencia de la religión esta yendo cada vez a menos al irse reduciendo, de modo que entiendo afortunado, a la conciencia individual de cada uno. Está sucediendo de modo que todos lo entendemos.
No sé si esto es bueno o malo, sospecho que sí, claro, pero lo dejo a la conciencia del lector que seguro que es plural y no siempre convergente. Sé que ese día que era de El Señor es ahora del dominio del fútbol que se ha adueñado no solo de él sino también de los del resto de la semana y al hacerlo se ha hecho con nuestras conciencias y nuestro mejor criterio… sin que aquí nadie haya dicho nada… ni estemos dispuestos a hacerlo. Es algo así como lo que le dijo a Luis XV su capellán después de diez días comiendo perdiz en la mesa del monarca: “¡Todos los días perdiz, majestad!”, a lo que el rey le contestó: ¡Todos los días reina, monseñor”, ustedes ya sabrán por qué.
No sé si es mejor reina o perdiz todos los días, pero espero que estén todos de acuerdo en que en la variedad está el gusto. Disimúlenlo.
Escritor, Premio Nadal
y Nacional de Literatura