El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{ posdata }

JAIME BARREIRO GIL

Loados sean los tertulianos

08.11.2018 
A- A+

SI uno quiere escribir sobre el acontecimiento más relevante del día en que vive, su tarea no es fácil. Hoy mismo, por ejemplo, seis del once del 2018, y mirando sólo en las primeras páginas de los periódicos, es difícil escoger entre el debate del Tribunal Supremo sobre a quien le toca pagar algunos de los gastos de registro de una hipoteca; la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos señalando que no ha sido justo un juicio que se celebró en España contra Arnaldo Otegui; la celebración de e­lecciones en los EE UU, que podrían menoscabar la irritante prepotencia de Donald Trump; la presunta confirmación de que Pedro Sánchez no será capaz de lograr la aprobación de unos Presupuestos Generales o, aunque con mucha menos relevancia, desde luego, a pesar de lo que parezca, el inicio de la retirada de Dolores de Cospedal del marco político que aún se simula limpio. Hay más cosas, eh, pero no vale la pena acumular tareas inabarcables. Con estas puede bastar.

Todas ellas tienen una trascendencia que va mucho más allá de un simple titular periodístico. Son mucho más que noticias. La decisión judicial sobre las hipotecas, sea cual sea, provocará olas atemporaladas de gran altura en el mundo bancario. La puesta en evidencia de un error judicial en un tema relacionado con ETA pero, sobre todo, en el momento en que los propios tribunales españoles están en el ojo del huracán europeo, ya no afecta sólo a la tranquilidad del señor Otegui. La posible devaluación política de Trump, abriendo incluso la posibilidad del cuestionamiento de su presidencia, en medio de la bien visible inestibilidad que este hombre ha creado al mundo terráqueo todo, tiene expectante a cualquiera que se crea que aquí se está jugando mucho, y no sólo para los Estados Unidos. No saber si España será capaz de seguir gobernada sin unos presupuestos que den base y fehaciencia a las decisiones de su gobierno, suscita todas las dudas acerca de la capacidad de Pedro Sánchez para resolver la situación o si siquiera vale la pena intentarlo. La retirada parcial de la señora Cospedal, por fin, es cierto que sólo es un derrumbamiento más de los que viene padeciendo en los últimos tiempos el PP, pero advierte de que aún no hay luz al final del tunel, lo que si es muy malo.

Díganme, pues, ¿qué pesa más? En cualquier tertulia televisiva todo está claro y todos saben de todo. Y todo, con un plis plas, queda arreglado. Loados sean, pues, los tertulianos. Pero no vaya a ser que esto se nos esté yendo de las manos. Yo no las tengo todas conmigo.

Doctor en Economía