El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

O SAL DA TERRA

JOAQUIM VENTURA

Un último recuerdo para el primer caído en Ifni

11.07.2019 
A- A+

Como quien recoge carrete cuando pesca al palangre pero a cámara lenta, han ido apareciendo en este rincón diversos recuerdos del artillero gallego José Rico Castelao, el primer soldado de remplazo caído en el conflicto de Ifni, en noviembre de 1957.

No siendo yo especialista en historia militar, los diversos artículos que le he dedicado he querido que fuesen una especie de altavoz a su memoria. Si este artillero estuvo en Ifni no fue por su voluntad y si murió, no lo fue por ninguna causa que lo justificase. Dentro de mis modestas posibilidades y a distancia, he querido averiguar algunas de las circunstancias que su trágica muerte provocó, entre ellas la reparación que sus padres obtuvieron. Ignoro si por desidia en el momento de tramitación o en tiempos posteriores, quedan todavía por encontrar unos cuantos papeles y así lo recogí en artículos anteriores.

El último, el pasado diciembre en estas páginas, cuando citaba un número extraordinario de la revista Ejército dedicado a la guerra no convencional de Ifni. Los diversos artículos que he dedicado al asunto los he remitido a personas que mantienen el blog “El Rincón de Sidi Ifni”, un compendio de memoria sobre aquella tierra africana ocupada por España durante años. Entre esas personas tengo que destacar al gallego Xosé María Vilabella, que en 1957 era el delegado de Banco Exterior de España en Ifni, y a Pablo Vázquez Ramírez, profesor del CICEI de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y animador del blog.

A resultas de este mi último artículo, Pablo Vázquez me remitió otro escrito por Manuel Jorques Ortiz –abogado y escritor, hizo el servicio militar en el Grupo de Policía de Ifni, 1961-1962- y que fue publicado en el blog en marzo de 2018. En dicho artículo, Manuel Jorques trataba también de la memoria de José Rico Castelao y reseñaba diversas circunstancias como soldado: el tiempo de servicio que se le reconoció (siete meses y veintisiete días), las prendas de uniforme que se le entregaron al incorporarse a filas… Añadamos a eso los documentos conservados en los archivos militares, objeto de estudio posterior por historiadores (no siempre con buena fortuna por parte de alguno con alta graduación) o curiosos interesados como quien firma este artículo.

Jorques destacaba, especialmente, la perseverancia de Antonio Herrero, periodista en diversos diarios canarios o El Faro de Ceuta, para que la memoria del artillero gallego caído no quedase limitada a un párrafo y alguna nota al pie. En ese sentido, hizo diversas gestiones ante organismos oficiales –civiles y militares- que condujeron, finalmente, a que el nombre de José Rico Castelao se dedicase a una de las vías interiores de la Base “General Morillo” en Pontevedra.

La placa correspondiente fue inaugurada el día 26 de noviembre de 2015 por el entonces director de la Base, el general Luis Cebrián Carbonell (oficial en varias misiones internacionales y desde hace unas semanas, comandante general de Ceuta). Le acompañaba un piquete de honor formado por un sargento primero, un corneta, un cabo y seis soldados, además de la banda de la BRILAT.

Por mi parte, hice una gestión ante el concello de Castroverde, donde en 1957 estaban empadronados José Rico Castelao y sus padres Modesto y Aurora, naturales de A Pobra de Brollón. En el archivo municipal de Castroverde no consta ninguna documentación relativa al artillero caído en Ifni ni tampoco datos sobre algún acto de homenaje o recuerdo. En la pasada legislatura, el PSdeG-PSOE gobernaba con mayoría absoluta (que ha revalidado recientemente). Tal ausencia de recuerdo de Rico Castelao no me fue confirmada: la respuesta fue el silencio, a pesar de que les envié los enlaces a mis artículos sobre él.

Invito a los amigos de “El Rincón de Ifni” que así como Antonio Herrero lo hizo ante el Ejército, gestionen ante el concello de Castroverde algún tipo de recuerdo hacia el artillero. Mal asunto cuando la memoria militar se conserva mientras la civil ignora aquella guerra. Al fin y al cabo, José Rico Castelao fue alistado por leva obligada y no profesional.