El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

VERLAS VENIR

JOSÉ CASTRO LÓPEZ

Dos Españas

09.12.2019 
A- A+

El martes pasado aparecieron de nuevo dos Españas. Afortunadamente, ninguna "hiela el corazón", pero las dos percuten en el "españolito que viene al mundo", tal como advirtió Machado. Una abochorna e indigna, mientras la otra llena de orgullo y acrecienta la autoestima ciudadana.

La España que indigna y abochorna reapareció en el Congreso cuando los diputados electos cumplían con el mandato de jurar o prometer la Constitución, el rito previo a la toma de posesión de sus escaños.

Casi un tercio de ellos, enemigos de la Carta Magna que permite que sean elegidos y del Estado que les paga generosamente y quieren demoler, utilizaron fórmulas pintorescas, irrespetuosas y ofensivas, con restricciones mentales que implican desacato a la Ley de Leyes.

"Viendo la toma de posesión de los diputados, escribió Pérez-Reverte, me pregunto cómo hemos sido capaces los españoles de concentrar allí dentro, en tan pocos metros, a tantísima gentuza de tan variopinto pelaje. Porque no era fácil, no". Esta "gentuza de variopinto pelaje" montó un espectáculo en sede parlamentaria que causa vergüenza, es una burla al espíritu constitucional y una afrenta a la mayoría de los españoles que respetan las leyes.

La otra España, la que enorgullece a los ciudadanos sensatos y trabajadores es la que batió el record de donación de órganos. Ocurrió el 29 de noviembre, pero se supo el mismo día 5 que la Organización Nacional de Trasplantes recibió órganos de 19 donantes y coordinó trasplantes en 27 hospitales de 13 comunidades autónomas, entre ellos el Complejo Hospitalario de A Coruña, y en el francés de Dijon ya que una de las donaciones era internacional. La solidaridad de las 19 familias que donaron los órganos de sus seres queridos permitió realizar 38 trasplantes: 23 renales, 10 de hígado, dos de corazón, dos bipulmonares y uno combinado de páncreas y riñón.

Llevar a buen término semejante actuación requirió el despliegue de ocho aviones -cinco privados y tres comerciales-, 12 aeropuertos, personal de vuelo y tierra, policías, cirujanos y anestesistas, enfermeros, auxiliares y celadores... Todos coordinados con el punto de mira puesto en los quirófanos para salvar vidas y devolver la salud y el bienestar a esos pacientes.

Esta es la España de las familias desprendidas y solidarias y la de los excelentes profesionales, la España que aúna esfuerzos por causas nobles y llena de legítimo orgullo a todos los españoles.

Por el contrario, la España que vimos en el Congreso es la de la confrontación partidaria. El espectáculo de las peleas para coger asiento, el cruce de reproches por la composición de la Mesa y las fórmulas de acatamiento ofrecieron un espectáculo indigno, tan repugnante como despreciable. Pues estos son nuestros representantes.

Periodista