El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

POLÍTICAS DE BABEL

JOSÉ MANUEL ESTÉVEZ-SAÁ

La OTAN reivindica sus labores

15.04.2019 
A- A+

HACE semana y media, el 4 de abril, la OTAN celebró en Washington el 70 aniversario de su nacimiento. Pese a que la mayoría de la prensa se hizo eco de la efeméride, los fastos y las celebraciones distaron mucho de lo que se podría esperar atendiendo a la trayectoria y a la labor de la Alianza Atlántica durante todas estas décadas, quizá debido a su dispar evolución y preeminencia a lo largo de un período tan amplio de actuación e intervención. Y si bien es cierto que hubo épocas y conflictos en los que su capacidad resolutiva resultó fundamental, en otros instantes no pudo siquiera evitar las críticas y recelos incluso de sus socios más incondicionales.

No obstante, su significado y sus labores se deberían reivindicar hoy más que nunca. No sólo por su compromiso con la paz, la defensa y la seguridad, sino también porque, como adelantábamos en el mes de julio, merece la pena recordar el modo en que esta organización supranacional e intergubernamental trata de hacerles entender a los socios que la componen que dichos objetivos "constituyen valores éticos y políticos" que inciden positivamente "en el ser humano y en la sociedad en la que se integra" (La OTAN de los valores, ECG 14/07/2018).

Hace nueve meses hacíamos hincapié en el hecho de que los retos a los que se enfrenta hoy día la Comunidad Internacional trascienden aquellos otros sobre los que se constituyó el propio Tratado hace siete décadas. Desafíos como las nuevas amenazas terroristas, el renovado auge del integrismo, el desconcertante ciberterrorismo, los métodos más vanguardistas de manipulación ideológica y política, y el apetito comercial y económico de ciertos gigantes, demandan la pericia de la OTAN, a la vez que requieren el apoyo no sólo de los 29 miembros clásicos de la Alianza, sino también de los socios denominados Globales, y de aquellos otros vinculados a la Organización a través del Diálogo Mediterráneo, la Asociación para la Paz, o la Iniciativa de Cooperación de Estambul.

Hablamos de defender no sólo países, sino también sociedades y familias. Y como todos, y en los Cinco Continentes, hemos podido comprobar, desgraciadamente, cuán vulnerables somos ante las amenazas confirmadas y las que quedan por descubrir, los postulados y exigencias de países como EE. UU. en términos de colaboración y aportación hasta económica, bien merecen una reflexión desapasionada "desde parámetros no sólo cuantitativos, sino también cualitativos" (véase el compromiso de España en Haití, Timor Oriental, Líbano, el Mediterráneo y el Índico, Nigeria, Malí, República Centroafricana, Somalia, Afganistán, Libia, o frente al Daesh adiestrando a iraquíes o en la frontera turca), incluso para parapetarse ante posturas aislacionistas y desafiantes que nos puedan hacer más vulnerables dentro de la propia OTAN y frente a potencias como Rusia (cuya amistad es esencial para la UE), o China.

www.josemanuelestevezsaa.com