El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

rueiro

JUAN SALGADO

Los teenses no merecen que se les engañe

24.05.2019 
A- A+

Dada la escasa fiabilidad que suele prestarse a las promesas en campaña electoral, el ciudadano suele disculpar ese país de las maravillas que, ante unas municipales, cada partido dibuja para su localidad.

Pero un mínimo deber de conciencia con el lector no puede dejar pasar ruedas de molino que se venden como interés máximo de algún Gobierno local, cuando presume justamente de lo que carece. Sucede en Teo, por su grupo de gobierno (SONdeTEO-PSOE) y a cuenta de la tan repetida preocupación ambiental, que ya se dijo aquí que no pasa de ser para la galería, aunque lo que denuncie la pancarta sea la propia dejadez de quien la levanta.

Así pasó en Casalonga, donde la fuerza y unión de los vecinos fue la que impidió que se realizase un nefasto proyecto que, sorpresivamente, llevaba varios meses dormido en los cajones municipales sin que, en dicho período, preocupara a los responsables del Concello. Pero cuando se armó la protesta vecinal, allí aparecieron en primera fila.

Ahora, por esa aludida presión, el plan de Casalonga no se hará, pero el gobierno local sigue empeñado en la pancarta mediática. Ganas de perder el tiempo.Y vuelven a insitir, además, en su preocupación ambiental prometiendo, en un caso, municipalizar la basura -¡que ya es preocupación!- y, en el otro, un Teo sostible. De nuevo, promesas que se contradicen con los resultados de su propia gestión.

Porque hace la friolera de más de doce años que los dos grupos que ahora gobiernan reclamaban día tras día al alcalde de entonces, Blanco, que solucionara los vertidos contaminantes a los ríos y regatos municipales. Como no se hizo, la responsabilidad pasó milagrosamente a ser de la Xunta tan pronto el entonces BNG de Martiño y Rafa Sisto llegó al gobierno y era la oposición del PP quien reclamaba.

Pasaron los años y nada o muy poco se hizo pero, eso sí, se sigue con las culpas a la Xunta. Pero lo cierto es que el Gobierno gallego puso, tan sólo en la última legislatura, hasta 17 multas por vertidos -¿dónde está la preocupación?- al Concello quien, mientras paga y lo esconde, sigue exculpándose, lo que es un doble engaño a la ciudadanía.

Teo sigue paralizado, sin PXOM, ni parque industrial, con proyectos, como Mercadona, idos a otros municipios y viendo que otras localidades, como Oroso, le supera en todos los indicadores de progreso económico y social. Bien está si así lo quieren los votantes al conformarse con ello. Lo que sin duda no se merecen es que, además, se les mienta.