El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{la trama rusa del prestige}

LUIS POUSA

López-Sors culpa a Smit “del rumbo errático del petrolero y el cambio de los remolcadores”

22.04.2013 
A- A+

Para el exdirector general de la Marina Mercante, José Luis López-Sors, la culpa de que, en las 72 horas que transcurren entre el día 13, a las 13:17 horas, y el día 16, a las 13:26 horas, el Prestige esté dando vueltas por el océano para volver casi al mismo sitio donde se encontraba al inicio del rescate, es de Smit Salvage.

Considera López-Sors que con la presencia de los rescatadores "es cuando de alguna forma se produce el rumbo errático" y "el cambio de remolcadores para intentar tirar de otra manera". De manera que "todo eso es lo que produce mayores vertidos de petróleo". Sin embargo, el exdirector general no repara en que esa secuencia de acontecimientos encadenados puede también haber sido provocada en gran medida por la decisión de mantener alejado el buque de la costa en condiciones de mar adversas que acabaron por minar su resistencia estructural.

El abogado de Arco Iris, Manuel Meiriño, le recuerda que el problema del rumbo errático que llevaba el barco es precisamente la consideración que hizo la Audencia Provincial de A Coruña para que "usted esté sentado aquí, acusado por esta parte y por otras. Usted me está diciendo que la culpa de Smit, pero yo le digo que otras personas que saben más que yo en cuestiones jurídicas, lo ven a usted como responsable del rumbo errático".

L.S. Le tengo que decir que, lamentablemente, hay un convenio internacional que lo que marca es que la Administración española se tiene que retirar y cederle el protagonismo a la sociedad de rescates que está seleccionada por el armador. Que lamentablemente [Smit] llegó unas cuantas horas tarde, y a mí ya me hubiera gustado que llegara antes y que hubiera corregido ese rumbo con anterioridad. Pero nosotros no teníamos una tripulación de rescate, porque la Administración marítima española no se dedica a esas cosas, ¿no? ¿Comprende? Por eso no tiene una tripulación de rescate. Lo que tiene que hacer es ordenar y someterse a los convenios internacionales.

M.M. El día 17 hay fuerza 6, viento del noroeste, mar gruesa. ¿En ese momento ustedes eran conscientes _vamos a utilizar un símil pugilístico_ de que se tira la toalla. O sea, se está esperando ya que el barco se hunda definitivamente?

L.S. Lo que pasa es que esa toalla no la tengo yo en la mano, ¿comprende? Lamentablemente, no puedo tirar niunguna toalla...

M.M. Bien...

L.S. [...] Sobre todo lo que hay que hacer es intentar ayudar a los salavadores.

M.M. Pero yo le tengo que preguntar a usted, perdone. Yo le tengo que preguntar a usted, y usted me responde. Yo no tengo nada contra usted personalmente, como persona física...

L.S. No lo dudo.

M.M. [...], sino contra lo que usted representa como director general de la Marina Mercante. Entonces, usted me responde: "era Smit". ¿También era Smit el día 17?

El exdirector general permanece callado, y el letrado continúa hablando. "El día 18 aparece un remolcador chino de pena. Parece que la armadora le dijo a Smit que este remolcador tenía más tiro, más maniobrabilidad. ¿Por qué aparece este remolcador ahí a la 1 de la mañana?

L.S. No lo conocía.

Para Manuel Meiriño "la clave de la cuestión, bajo un punto de vista jurídico, es que el día 18, a las 24 horas, aparece una fragata naval portuguesa, la Joao Cousinho, y manu militare le dice a los que llevaban el remolcador que no pueden entrar en aguas de una zona económica exclusiva. O sea, ¿no había comunicación entre las autoridades españolas y portuguesas? ¿Usted no asumía ninguna responsabilidad porque estaban en alta mar? Si los franceses son capaces, por vía telefónica, por fax o por señales de humo, de cambiar el rumbo, ¿usted ve normal que tenga que venir una fragata portuguesa a decir ahí que el barco no puede ir por ese rumbo, que lo tiene que cambiar? Si usted me vuelve a decir que es Smit, yo ya me doy por respondido. ¿O sea, el responsable era Smit?

L.S. Evidentemente, es Smit.

M.M. Es Smit, bien. ¿Podía llevar destino Lisboa este barco?

L.S. Ni idea.

El letrado concluye su peculiar forma de interrogar dándole las gracias a López-Sors y este agradeciéndoselo mucho.

Le toca el turno de intervención a María José Rodríguez Docampo, letrada de Mare Shipping, la armadora del Prestige. Además de abogada, Rodríguez Docampo es profesora de Derecho Marítimo en la Escuel Técnica Superior de Naútica e Máquinas de la Universidade da Coruña.

A preguntas de letrada, López-Sors afirma estar de acuerdo "en que tenía un interé serio en que los salvadores [Smit Salvage] se encargaran del barco y que los apoyo en todo momento". Asimismo asume que "la participación de los salvadores en un proceso de emergencia marítima es muy valiosa por la información que pueden facilitar para actuar en el siniestro".

El exdirector general da por buena la versión de que el equipo de técnicos de Smit llegó al aeropuerto de Alvedro el día 14 de noviembre de 2002, alrededor de las 14:15 horas. Así como que el capitán Huismans solicitó inmediatamente un helicóptero para trasladarse al petrolero.

Previamente, esa solicitud ya la había cursado a las autoridades marítimas españolas el consignatario de Smit en A Coruña, Ceferino Nogueira. La letrada alude a una conversación entre el jefe del Centro Nacional de Salvamento y el director de operaciones de Sasemar en la que ambos se muestran de acuerdo en aceptar la peticion del helicóptero para los salvadores.

Se trata del Helimer Galicia. En principio las órdenes que se le dan es que lleve a los técnicos de Smit al Prestige, y al regreso a tierra traiga a los tres tripulantes y el funcionario de la Capitanía Marítima de A Coruña que están en el buque. Sin embargo, llegado el momento, a las 17:25 horas del día 14, el Helimer Galicia sale hacia el petrolero sin los técnicos de Smit y con la misión que de recoger al inspector marítimo Serafín Díaz Regueiro.

La letrada quiere saber a qué obedece ese cambio en el plan.

(Continuará: próxima entrega)