El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

apuntes

LUIS CARAMÉS VIÉITEZ

Lectura atenta

15.05.2019 
A- A+

ME ha encantado la expresión utilizada por un grupo de ciudadanos en el periódico Jornal de Noticias, del país vecino: "Se já tínhamos uma mão cheia de nada, neste momento temos uma mão cheia de coisa nenhuma". La cosa iba sobre el precio de la luz, saludada con grandes alabanzas para acá del Miño, acostumbrados como estamos últimamente a que Portugal lleve una política bastante sensata, de la que en muchos aspectos deberíamos aprender. Pero no era verdad. Una lectura atenta del decreto-ley en el que se establece una rebaja del IVA del 23 por ciento al 6, en la potencia hasta 3,45 Kva, revela que la re­ducción sólo se aplicará a un componente y no a la totalidad de lo contratado.

Sorprendidos, desilusionados e indignados porque el Diario de la República les ha dejado con un palmo de narices, según la asociación de defensa de los consumidores, y puestos a enfadarse con dignidad, añaden que "não é a grandeza dos números, mas o princípio". No todo lo que reluce es oro ni toda la gente errante anda perdida, que se decía en El señor de los anillos. Pero toca las narices un montón.

Leer con cierta atención es muy recomendable, pero no están los tiempos para calmas, esas que facilitan la comprensión de los textos, en el fondo y en la forma. Vivimos más bien en un mundo en el que las noticias son efímeras, mientras los hechos no lo son, según recuerdo que alguien escribió en una sección de cartas al director. Y un titular amputado de su auténtico sentido, se emparenta fácilmente con las fake news.

Me vienen a la memoria algunos poemas del uruguayo Novac Stojsic, rezumando la melancolía que crece en el sosiego, y recogidos en El libro de las cerezas tibias. Cumplir años lleva a la atenta lectura de las cosas, y como en un automóvil lanzado a gran velocidad, uno desea fundirse con el paisaje que se queda a un lado de la carretera. Desde el coche los letreros pasan fugaces, no se pueden percibir bien, no estamos seguros de lo que dicen, huérfanos de una atenta lectura.

Como eso de los kilovatios portugueses, como la vida misma. Unos 0,75 euros de ahorro medio mensual, toda una hazaña de las eléctricas. El deseo de una energía más barata impidió leer lo que estaba escrito, tal es el diario torbellino en que andamos apurados.

Catedrático de Hacienda Pública