Miércoles 16.10.2019 Actualizado 18:35
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

firma invitada

CARLOS PAJARES

Matemáticas y Educación Secundaria

11.10.2019 
A- A+

HACE unas semanas se revelaba que cerca de las tres cuartas partes de los alumnos de secundaria tenían problemas con las Matemáticas. Mediáticamente, la noticia tuvo cierta relevancia y aparecieron varios comentarios al respecto, aunque el dato no es nuevo y desde hace muchos años todos los estudios que aparecen apuntan en la misma dirección.

Otro ejemplo de falta de eficacia de una empresa alemana conocida es lo acontecido recientemente con Lufthansa en el aeropuerto de Frankfurt. El pasado sábado día 28 de septiembre ni la infraestructura del aeropuerto ni la compañía Lufthansa fueron capaces de facturar el equipaje en un número considerable de vuelos, de tal manera que se quedaron en tierra 38.000 maletas.

La razón de este problema fue la caída del servicio informático y como consecuencia la paralización de la facturación y transporte de todos los equipajes, dado que en el aeropuerto de Frankfurt la mayoría de las facturaciones las hacen los mismos pasajeros. Los servicios del aeropuerto y de la compañía fueron incapaces de dar una respuesta a dicho contratiempo. Siendo este hecho grave, todavía es más grave que después de cinco días la compañía no haya sido capaz de enviar la mayoría de las maletas. Actualmente cualquier compañía de logística y de transporte envía cualquier paquete de una parte del mundo a otra parte en dos o tres días, sin embargo, Lufthansa no es capaz de hacerlo. No se trata de maletas pérdidas debido a conexiones sino simplemente maletas que no fueron cargadas en vuelos directos.

La disculpa dada es que son muchas maletas para enviar. Se puede estar de acuerdo que son muchas maletas pero también son muchas las que se envían todos los días en cualquier aeropuerto que realice más de 200 vuelos diarios y por tanto transportan alrededor de 40.000 maletas. No saber hacerlo denota una incapacidad para abordar situaciones imprevistas, que se quiera o no, siempre pueden suceder alguna vez.

Las personas como las empresas debemos asumir nuestros errores e imperfecciones. Si alguien se considera cercano a la perfección, verá como tarde o temprano tendrá errores y contratiempos. Si se está muy seguro de su perfección y excelencia no sabrá afrontar los imprevistos que surgen diariamente y se sentirá desbordado. Probablemente algo de esto tiene que ver con lo que le sucedió a Lufthansa.

Esperemos que reconozca sus errores y aprenda de otros aeropuertos y compañías que saben asumir y afrontar imprevistos sin creerse cercanos a la perfección y excelencia.

Profesor emérito de la USC