El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

vida sana

OTILIA QUIREZA

El móvil y el cerebro de tu hijo

17.10.2019 
A- A+

seguro que te resultará conocida esta escena. Estas en un restaurante y en la mesa de enfrente están comiendo dos parejas y un niño pequeño de escasos 3 años. Las parejas hablan animadamente y el niño empieza a reclamar atención, no quiere comer, llora y grita pidiendo que le atiendan y sin pensarlo dos veces, su madre busca en su móvil una de esas películas que ya tiene preparadas para estas ocasiones cuando el niño está molestando y, automáticamente como si de un "chupete" se tratará, el niño deja de llorar, de hablar, se queda absorto viendo la pantalla y todo vuelve a una aparente tranquilidad.

Me pregunto: ¿Sabrán estos padres el daño que esta acción está causando en el cerebro de su pequeño hijo? Quiero pensar que no.

Un niño de menos de 2 años no sabe que es un móvil y no lo pedirá si no se le ha puesto en las manos previamente.

Una exposición a dispositivos móvil, tablet...en niños pequeños puede afectar a la maduración de las diferentes estructuras y funciones de su cerebro que está en pleno desarrollo. Los 3 primeros años de vida van a ser cruciales para un buen desarrollo de su cerebro.

El neurodesarrollo es un proceso que empieza en la concepción y alcanza la madurez cerebral aproximadamente a los 20 años. Otro dato a tener en cuenta en esos 3 primeros años de vida es la máxima velocidad de crecimiento craneal. La circunferencia craneal media pasa de los 34 a 50 centímetros. Este crecimiento cerebral se produce porque las neuronas aumentan sus conexiones, y por tanto su tamaño.

Pero, ¿qué ocurre si el proceso natural se interrumpe? ¿Cuáles son las consecuencias? La neuropediatra Montse Pons asegura que "los dispositivos "roban" tiempo para desarrollarse correctamente, tiempo que deberían invertir en jugar, relacionarse con sus padres, hermanos...

Favorecen la falta de atención. Los cambios de secuencia en dibujos animados son muy rápidos. Sin embargo, su cerebro no es lo suficientemente maduro para asimilar esta rapidez secuencial y se sospecha que eso puede favorecer un déficit de atención.

Pierden el interés por el lenguaje. si un niño consume muchos dibujos, el lenguaje acaba perdiendo interés para él porque, directamente, no le acaba de encontrar un sentido útil.

La neuropediatra desaconseja cualquier pantalla (móvil, tablet, televisión) antes de los 2 años".

 

DOCTORA EN MEDICINA