El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

vida sana

OTILIA QUIREZA

Necesito eliminar unos kilos

12.09.2019 
A- A+

Es bastante frecuente que tras las fiestas del verano y las vacaciones tengas unos kilos de más y no es extraño, ya que no te has privado de casi nada.

Al volver al trabajo, es posible que tu diálogo interno sea: "Empiezo inmediatamente una dieta adelgazante", "Esta vez lo haré bien"... Pero, ¿lo cumples?

Quizás, empiezas con mucho ánimo un régimen estricto para recuperar tu peso en tiempo record. La intención la tienes, pero en pocos días empiezan miles de pretextos...como "No tengo tiempo", "Es complicado cocinar para mí y para los demás platos diferentes", "Comiendo fuera de casa es difícil hacer dieta" ...excusas y más excusas que te mantiene en el mismo punto de partida.

Tienes buenas intenciones, pero posiblemente es el planteamiento el que está mal. Tal como lo has hecho hasta ahora, es tu propio cerebro que te auto chantajea. ¿Qué pasaría si empiezas con una acción tan pequeña que fuese imposible no hacerla? Seguramente no habría bloqueos ni auto chantajes.

Podrías empezar por no poner agua o bebidas en la mesa durante las comidas. El agua es recomendable beberla en otros momentos del día. Esa acción te obligará a masticar un poco más, porque no tienes agua para empujar los bocados de comida. Por otra parte, si bebes mucha agua antes de comer, eso va a arrastrar las enzimas digestivas necesarias para hacer una mejor digestión de los alimentos.

Después de incorporar esta acción a tu rutina diaria, el segundo pequeño paso es ser consciente de como masticas. Gandhi decía: "Debéis masticar los líquidos y beber los sólidos". Los alimentos sólidos se deben masticar hasta convertirlos en una pulpa, y los líquidos como zumo de frutas o una crema de verduras...sería conveniente dejarlos un momento en la boca, para que se ensaliven antes de tragarlos.

No olvidemos que la digestión empieza en la boca, donde masticamos, trituramos, ensalivamos y predigerimos.

Al masticar, aflora la enzima ptialina que se encarga de predigerir los hidratos de carbono. Además, con cada masticación, la saliva alcaliniza los alimentos, nos oxigena, relaja el sistema nervioso y estimula un tipo de célula inmune (la Th17) que puede aumentar la protección contra infecciones bacterianas y hongos en la boca.

Fomenta el hábito de la masticación y tu cuerpo te lo agradecerá. Además, cuanto más mastiques, mas adelgazarás.

 DOCTORA EN MEDICINA