El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

on/off

LUIS PÉREZ

No veo a Feijóo al frente de MU

13.02.2020 
A- A+

LA propuesta de Ciudadanos de acudir a las autonómicas bajo una candidatura conjunta con el PP tiene sentido en aquellos territorios donde están más necesitados. ¿Cómo se mide la necesidad? Por los últimos resultados electorales, las encuestas y las percepciones. Es evidente que en País Vasco y Cataluña la unión les hará más fuertes, o menos débiles sería más correcto decir, pero no es el caso de Galicia. Supongo que en la insistencia de Arrimadas tiene mucho que ver la proximidad del congreso de su partido, en el que aspira a liderarlo, y para ello busca ganar puntos. Pero es que ni siquiera la denominación que proponen, MU (Mejor Unidos) tiene gancho. Al contrario, en Galicia da risa. Gustará en el mundo animal, que no vota -de momento- y después de que se convenza a la marca de leche que la tiene registrada para que la ceda.

A día de hoy, las pocas encuestas que se conocen indican un empate técnico entre Feijóo y la suma de los tres o cuatro partidos de la oposición con opciones a lograr representación. En la trinchera enemiga, aunque del lado contrario, por detrás, también estará Vox y, quién sabe, si Ciudadanos. Ninguno de los dos tiene la más mínima posibilidad de obtener un escaño pero sí de restárselos al PP, hasta el punto de entregar la Xunta y la mayoría del Parlamento al tri o cuatripartito hoy opositor.

Ciudadanos no destacó en Galicia ni en sus mejores momentos, que ya no volverán. Su terreno centrista siempre lo ocupó el PP de Feijóo. El par de diputados nacionales elegidos el 28-A lo fueron ante la primera versión del PP de Casado, que perdería medio año después cuando este se centró un poco, que aun no del todo. El batacazo que le espera si osa competir será de campeonato. Lo más pragmático es alcanzar un acuerdo de otro tipo, sin difuminar el incuestionable liderazgo de Feijóo ni prescindir de unas siglas muy consolidadas.

Vox es otro cantar. Amargo cantar. Abascal sabe que en Galicia nada tiene que hacer, más que ruido. Y para lograrlo son capaces de cualquier cosa. Tanto de votar lo mismo que el BNG, que ya lo hicieron, como de tildar al presidente de la Xunta de peligroso separatista, como también acusaron. Cosas veredes.

Periodista