El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

al sur

MARCELINO AGÍS VILLAVERDE

Nostalgias y recuerdos (II)

13.08.2018 
A- A+

RECUERDO con gran nitidez el día en que conocí en Santiago a Gerardo Fernández Albor. Fue en junio de 2001, en la Galería Sargadelos, con motivo de la presentación de mi libro Crónica viva do pensamento Galego, editado por el Instituto Galego de Estudios Comunitarios. Me acompañaban en la presentación Xaime Isla Couto, presidente fundador de Igesco y autor del Prólogo; y Carlos Baliñas Fernández, mi maestro en la Facultad de Filosofía y autor del Epílogo. Gracias a ellos se llenó la pequeña sala.

Estábamos a punto de comenzar, cuando vimos aparecer, vestido con un impecable traje gris claro, a Gerardo Fernández Albor. Permaneció de pie en el fondo de la sala unos minutos, el tiempo justo que tardó Isaac Díaz Pardo en conseguir una silla plegable de madera que situó en la primera fila. Aunque Gerardo se resistió, educadamente, Isaac le llevó del brazo y le acomodó.

Siguió el acto con gran interés y, al terminar, Xaime Isla me lo presentó. Para mi sorpresa, Gerardo le advirtió, con la mayor delicadeza, que ya me conocía "de la prensa". Y, acto seguido, me dijo que le gustaría que tomásemos un café y charlásemos. Así lo hicimos y, poco a poco, nuestros encuentros se convirtieron en algo cotidiano. Gerardo tenía una idea en mente y, sin darme cuenta, consiguió inocularme la pasión por realizarla cuanto antes.

Catedrático de Filosofía