El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

vida sana

OTILIA QUIREZA

El cuerpo, un buen meteorólogo

13.06.2019 
A- A+

¿Alguna vez te has sentido más decaído en los días de lluvia? ¿Te duele la cabeza cuando se acerca una tormenta? ¿Notas molestias en cicatrices cuando va a cambiar el tiempo? ¿Sientes dolor en las rodillas con el tiempo húmedo?

Las personas que reaccionan a los cambios de tiempo de esta manera se conocen como meteorosensibles o meteosensibles. No es una enfermedad, solamente una forma hipersensible de responder a los cambios climáticos.

El tiempo loco que estamos viviendo últimamente, está poniendo a prueba nuestra capacidad de adaptación a estos cambios, y estos van a suponer una situación de estrés a nuestro organismo.

Parece ser que esta dificultad de adaptación ya existía en la época de Hipócrates en el siglo VI a. C. como el señalaba diciendo: "El viento Austro entorpece los oídos, oscurece la vista, carga la cabeza y deja el cuerpo lánguido y perezoso" etc.

Si esta hipersensibilidad está presente, podemos padecer síntomas como:

Dolores musculares o de huesos, molestias en las cicatrices, goteo de nariz, estornudos, problemas respiratorios, depresión, ansiedad, tristeza, fatiga, cambios de humor, migrañas...

¿A qué se debe esta hipersensibilidad?

La culpa la tiene la presión atmosférica. Esto quiere decir, el peso que genera la columna de aire en cualquier punto de la atmosfera. Este peso lo notamos también nosotros. Seguro que alguna vez habéis escuchado a alguna persona decir "siento un peso tremendo encima de mi cabeza". Esta incomoda sensación no se alivia al tomar analgésicos.

La presión atmosférica puede variar aumentando o disminuyendo. Cuando baja la presión atmosférica, como ocurre cuando se aproxima una borrasca, se produce una mayor presión en el interior de una articulación y eso irrita los tejidos blandos de la cavidad articular y se agudiza la sensación de dolor.

¿Sabías que ser meteosensible está íntimamente relacionado con el desequilibrio del sistema nervioso autónomo? Este desequilibrio se produce en situaciones estresantes como cambio de trabajo, de ciudad, de vivienda etc que aumentan el cortisol.

Existen diferentes terapias para aprender a gestionar el estrés y remedios específicos para los empeoramientos por el viento seco, la humedad, la proximidad de una tormenta etc: todas ellas serán beneficiosas para recuperar el equilibrio psicoemocional.

DOCTORA EN MEDICINA