El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

EL ÚLTIMO ESLABÓN

OTILIA SEIJAS

Los amigos de los amigos

23.10.2019 
A- A+

NO sé por qué pero no puedo estar más tiempo callada y no relatar un hecho que sucedió en una aldea próxima a la mía, donde vive una señora con ciertas limitaciones para desplazarse y no se siente demasiado feliz porque no encuentra ayuda.

Cada uno va a lo suyo y a los demás que los zurzan. Así es el mundo de ahora, sin sentimientos, sin generosidad, sin tender una mano al necesitado. ¡Qué pena, Dios mío! Nunca pensé que llegaríamos a estos tiempos tan deshumanizados.

Por suerte, la señora tiene ahorros, producto de una vida austera, y decidió pedir a una perfumería muy conocida en Santiago una caja grande, con tarros de una crema muy buena para su piel, o al menos ella está segura de ello.         

Se la enviaron el día en que aquella mujer, que vivía con familiares, todos varones, y que tenían muchos amigos no solo de cerca sino de lejos y estos tuvieron una ocurrencia muy desacertada pues ellos, los auténticos amigos, invitaron a su vez a sus amistades que nada tenían que ver con los que eran dueños de la casa y de sus hermosos parrales, necesitados de la poda, operación agrícola consistente en cortar lo inútil de la planta, sea la que sea. 

Ese día desafortunado, la buena señora, que tenía limitaciones, casi no pudo ver la caja enviada por la algarabía que había y solo pudo quitar un tarrito pues varias amigas requerían su atención. Al lado de la hermosa caja, había un regalo desconocido, con muy buen aspecto.

Cuando  volvió a su cuarto, donde había quedado el envío perfumero, ya no encontró nada. Procuró reprimir las lágrimas pero fue un día triste para ella.

Les aconsejo  que no se fíen de "los amigos de los amigos", porque pueden suceder estas cosas, queridos amigos.

Escritora