El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

TRIBUNA LIBRE

MARÍA SIERRA

Los palmeros de Juana

11.08.2018 
A- A+

HAN pasado ya unos días desde que el Juzgado de lo Penal nº 1 de Granada condenó a Juana Rivas a una pena de cinco años de prisión y a la privación de seis años de la patria potestad de sus hijos y continúo escuchando a tertulianos de múltiples programas de televisión haciendo todo tipo de comentarios respecto de lo "injusto" de la sentencia y de cuál debiera de ser el contenido correcto de la resolución.

Mi primera reflexión es para la facilidad con la que estos "asiduos a las tertulias" opinan sobre materias de las que no tienen el más mínimo conocimiento, la segunda es sobre el daño que ha hecho a Juana Rivas todo un grupo de "palmeros" que la han alentado en un rosario de despropósitos que han derivado en esta sentencia de la que ahora todos se lamentan... habría que recordarles que las sentencias no se basan en la moral si no en las leyes y en la jurisprudencia y además esta es coincidente en su fundamentación con otras dictadas anteriormente por tribunales españoles en casos semejantes por lo que cuesta creer que haya sido tanta la sorpresa....

Yo no pongo en duda que a Juana Rivas le sobrasen motivos para decidir no volver a su casa ni tampoco para no querer reintegrar a su domicilio a sus hijos, pero aún dando esos motivos por ciertos las cosas no ha podido hacerlas peor.

Juana le dijo a su marido que venía a España de vacaciones y que regresaría en un mes. Después le comunicó que se encontraba enferma y que por eso no podía regresar en la fecha prevista ocultándole su decisión de no regresar. Más tarde formuló una denuncia de violencia de género que respaldase su decisión de quedarse en España instrumentalizando, en mi opinión, la vía penal para obtener un rendimiento en aspectos civiles tales como la custodia de sus hijos y finalmente ya formulada la denuncia le comunicó al padre de los menores vía mail que se quedaba en España ofreciéndole ver los niños cuando él quisiera lo que choca frontalmente con la peligrosidad de su marido que es en lo que basa su decisión de no regresar y retener a los hijos.

Paralelamente el padre inició el procedimiento adecuado ante el tribunal adecuado y mientras Juana perdía el tiempo en un circo mediático alentado por quienes defienden ideales genéricos y grupos genéricos con afirmaciones tales como 'todos somos Juana' que no aportan nada al proceso, él conseguía la custodia y una orden internacional de reintegro de los menores que fue reiteradamente desobedecida por Juana Rivas no sé si por cabezonería o por pésimo asesoramiento, lo cierto es que el motivo ya no importa...

www.asociacionanxinos.com