El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

crónica personal

PILAR CERNUDA

Gobierno de coalición o de cooperación

12.06.2019 
A- A+

PABLO Iglesias ha salido de su encuentro con Sánchez con cara seria: el presidente le ha ofrecido un Gobierno de cooperación si consigue aprobar la investidura. Cooperación. Nadie tiene idea de qué significa, probablemente ni el propio Iglesias, de ahí su gesto circunspecto aunque hacía esfuerzos por expresar ánimo. En ningún caso satisfacción.

¿Por qué Pedro Sánchez no pronunció la palabra coalición, que es la habitual cuando gobiernan dos partidos? Es a lo que debe estar dando vueltas el líder de Podemos con sus colaboradores, porque a pesar de que cooperar se sabe bien qué significa aunque tenga múltiples acepciones e interpretaciones, aplicado a la política tiene varias acepciones, aunque nunca se ha visto qué es un Gobierno de cooperación. Sin embargo está clarísimo qué es un Gobierno de coalición, término que incluso suena prácticamente igual en cualquier país del mundo.

La seriedad en el rostro de Iglesias cuando salió de su entrevista con Sánchez indica que el dirigente podemita, sin conocer exactamente qué le estaba proponiendo Sánchez, sí entiende que no es lo que él quería, que lo ha expuesto muy claro en los últimos días: gobierno, ministerios. Incluso fue más lejos cuando afirmó que no pensaba en ministerios de Estado, sino que deberían ofrecerle los ministerios de Hacienda y Trabajo. Pues si esos no son ministerios de Estado, de obligada política de Estado, cuando de ellos depende nada menos que las cuentas de la Seguridad Social, las pensiones y la fiscalidad ... Es profesor de Políticas, pero Pablo Iglesia debe pensar que solo Defensa y Exteriores son ministerios de Estado.

Lo que le ha trasladado Sánchez con el Gobierno de cooperación, idea que desarrollarán en las próximas semanas, se aleja bastante de lo que pretendía Iglesias. El presidente en funciones le ha dado a entender que cargos sí, pero ministerios en principio no. En principio. Porque PP y Ciudadanos siguen empeñados en no contemplar la abstención en la investidura como una hipótesis de trabajo, y en ese caso Sánchez solo cuenta con un socio de cierta relevancia para que le salgan las cuentas, Podemos. Porque no quiere pactos con los independentistas ni Bildu, pero solo con Podemos no le llega para la investidura ... y además el PNV no quiere apoyar a un Gobierno con Podemos dentro.

Hasta ahora las negociaciones han tenido más de teatro que otra cosa, aunque la cercanía de las fechas límite está precipitando los acuerdos para alcaldías y gobiernos regionales. Llega la hora de la verdad con las negociaciones sobre el Gobierno central, y la cosa no está fácil para Sánchez, que amenaza con convocatoria de elecciones si no le salen las cuentas como él desea. Al PP no le importa, a Ciudadanos le preocupa y a Podemos ... Podemos no las quiere ver ni en pintura. Teme que el resultado empeore el de las últimas contiendas.

Periodista