El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

tribuna libre

PILAR CORREDOIRA

Jaime Trigo. Perfil y semblanza

17.01.2020 
A- A+

Por medio de estas breves líneas quisiera expresar unas reflexiones dedicadas a Jaime Trigo (Lisboa, 1939- Pontevedra, 2020), anticuario y coleccionista, con el que compartí gratos momentos a lo largo de los últimos años, con el arte y la existencia, como telón de fondo. Las conversaciones con él eran siempre enriquecedoras, era directo en sus afirmaciones, de una rica experiencia y cultura, pragmático e imaginativo, de energía desbordante. Todo lo vivido le había dejado una segunda piel, fruto de esa intensidad experimentada, que transmitía a los que le conocían. Había recorrido el mundo, desde muy joven, en avión, en barco o en coche; América, de norte a sur, Asia, África y Europa, siempre enlazando su enorme curiosidad con el deseo de búsqueda, de experiencias, de objetos hermosos y raros, de obras de arte, como aquellos viajeros del siglo XIX que descubrían tesoros y paisajes. Su visión de la vida, era transmitida con naturalidad. Su elegancia interior, afloraba sin artificios, engrandeciendo su persona.

Creo que a Jaime le gustaría que en estos días repasáramos su trayectoria, su entrega a una profesión que lo era todo, que le marcó desde los comienzos, en los primeros años de la década de los setenta. A ese proyecto vital se dedicó fielmente, pensando continuamente en renovarse, buscando diferentes formas y enfoques a su trabajo, siempre con una energía sorprendente.

Hace más de cuatro décadas, cuando no era fácil sobrevivir en el mundo del arte y los medios e infraestructuras eran escasos, Jaime apostó por una profesión singular y hasta la creó de nuevo, con su propia experiencia, desde sus espacios: Altamira, y posteriormente, el edificio Olmedo, ambos en Pontevedra. A partir de esos puntos de referencia estableció pautas de funcionamiento, organizó plataformas, en Galicia fundó en los años 80 la Asociación Gallega de Anticuarios y en esas fechas entra en la Federación Nacional de Anticuarios y en Cinoa (Confederación Internacional de Comerciantes de Obras de Arte ).

Asimismo, en 1986 inauguró en Madrid en el Centro de Anticuarios de Puerta de Toledo, una galería de antigüedades de alta época en la que se exhibían conjuntamente obras de artistas de Galicia, entre los que podemos destacar a Lugris Vadillo, Souto, Laxeiro y Sotomayor.

Recuperó en América pintura y escultura de creadores gallegos, y objetos de gran valor estético que luego pasaron a formar parte de colecciones públicas y privadas. Era habitual su presencia, en las últimas décadas, en las ferias de antigüedades nacionales e internacionales: Feriarte, Feria de Barcelona, Art Marbella, Ferias de Oporto, Ginebra, TEFAF de Maastrich, una de las más prestigiosas del mundo; en todas ellas se esmeraba en la presentación de seleccionadas piezas de mobiliario, objetos, históricos e insólitos, pintura y escultura.

En ese aspecto, supo aunar el arte contemporáneo con el mundo de las artes decorativas, con la seguridad y la profesionalidad que le distinguía, reconocida y valorada más allá de Galicia. Su mayor satisfacción era su trabajo, su mayor premio seguir en activo hasta el final, como así sucedió.

Su condición de anticuario, de enorme refinamiento, quedará reforzada por el sensible espíritu coleccionador y ejemplo de ello es el conjunto de 300 piezas de alabastro, su joya más preciada. Las obras se fueron reuniendo a lo largo de los años, como resultado de la búsqueda, en diferentes países. Todas ellas han venido a conformar una original colección, que abarca desde la época romana hasta el siglo XVIII y que Jaime quiso mantener unida por encima de todo. Exhibida hace tres años en el Pazo Xelmírez en Compostela y en el Museo del Mar en Vigo, resultó una sorpresa y satisfacción ver reunida una selección de esas piezas, en tan hermosos y contrastados espacios.

A ese proyecto consolidado, se añade otro que nos ha hecho disfrutar del arte y las artes decorativas más allá de lo que podíamos imaginar, se trata de un deseo hecho realidad, que ha enriquecido el panorama artístico gallego y español.

En funcionamiento desde el año 2004, Isadora-Art-Decó, es un espacio cosmopolita y atemporal, ubicado en A Coruña, impregnado de buen gusto y compartido con la historiadora de arte Ana Gándara. Es la constatación de cómo se puede tener una visión amplia y anticipatoria, y dar un nuevo lugar a los objetos de la historia reciente, de las últimas décadas del siglo XX y XXI, de dotarlos de una nueva vida y aura.

Más allá de lo que significa Jaime Trigo como referente en el ámbito del arte en Galicia, prevalece para los que fuimos sus amigos, el lado humano. Esa apreciación la he advertido, estos días, en las personas que le conocieron y trataron. En adelante, añoraremos su presencia y personalmente me quedaré con la sincera amistad, con tantas vivencias positivas, con los sabios consejos y enseñanzas, con las charlas enriquecedoras y creativas, con su actitud respetuosa y con el sentimiento de confianza, y alegría de vivir que transmitía, siempre creyendo que el mundo podía ser un lugar mejor.

(*) Historiadora de Arte

Contemporánea