El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RAMÓN BALTAR

Aclarando que es gerundio

12.10.2018 
A- A+

LAS acusaciones de la oposición bicéfala contra el señor Sánchez por el doctorado obedecen al temor de que alargue su estancia en La Moncloa más de lo previsto.

Pero la campaña está mal llevada. El plagio no queda probado con un manojo de textos ajenos sin entrecomillar; y la falta de resultados brillantes no desautoriza la tesis, ya que pocas son las que alcanzan a ofrecerlos. La excelencia es excepción, deseable pero no exigible a todas las que se presentan.

No es el Parlamento quien debe aclarar si las acusaciones están fundadas, por lo que carece de sentido pedirle al señor Sánchez que acuda allí a explicarse. La institución obligada a hacerlo es la universidad que expidió el título, y si sus razones no convencen, se podría pedir al Ministerio del ramo que nombrara una comisión independiente.

Conviene advertir que de las presuntas irregularidades, el señor Sánchez solo sería responsable de la de plagio; las restantes habría que imputárselas a la Comisión de Doctorado de la CJC y al tribunal que juzgó la tesis.

En todo caso, si se confirmara que la copió o se la escribieron, tendría que ser privado del título de doctor y retirarse de la política. Esto no tiene vuelta de hoja.

Profesor titular de Latín